El transporte escolar estrena legislación

Durante esta semana, los colegios reanudan sus actividades lectivas con la llegada de los alumnos de primaria. Aquellos que utilizan el autobús para ir "al cole" se encontrarán con cambios importantes en los autocares. Un discutido cambio de legislación obliga a reformar el parque móvil y las condiciones de viaje para los jóvenes pasajeros.

El transporte escolar estrena legislación
El transporte escolar estrena legislación

Tres son los cambios fundamentales que el Real Decreto sobre Transporte Escolar estipula para los autobuses. Para empezar, no podrán ser más viejos de 16 años. Todos los coches deberán contar con un acompañante adulto para los niños y, por último, no se podrán sentar más de dos colegiales por bancada de dos asientos.

El nuevo reglamento entró en vigor el pasado 1 de septiembre. Ahora, con la llegada del curso escolar, los autobuses tendrán que pasar la prueba de fuego: demostrar que se han actualizado. No tendrán opciones para esquivar la normativa, porque, en algunas localidades, la policía municipal tiene instrucciones específicas de velar por su cumplimiento.

Desde la patronal de empresas de autobuses, Asintra, se han planteado serias objeciones a la legislación. Consideran los empresarios que el adulto acompañante debe ser pagado por el centro escolar y que sólo deberá contemplarse su presencia cuando más de la mitad de los escolares sean menores de 12 años.

Lorenzo Chacón, secretario general de Asintra, señala que el cambio de normativa es positivo excepto en lo que se refiere a la vida útil de los autobuses. En Asintra creen que debe ser la ITV la que determine en qué momento uno de estos vehículos tiene que dejar de prestar servicio.

La ley dispone que dejen de funcionar a los 16 años, en lugar de a los 18, como ocurría hasta ahora. Según los datos de Asintra, se tarda 10 años en amortizar un autocar, con lo que reducir su periodo de beneficios va en contra de las empresas. Un paso más allá, las asociaciones de padres de alumnos piden que se rebaje el tiempo de empleo de los coches a sólo 12 años.

En cambio, los empresarios sí están de acuerdo con el apartado de la ley que impide que haya más de dos niños por cada par de asientos. La Ley anterior, de 1983, permitía que hubiera hasta tres escolares por cada pareja de butacas. Ahora, esto se prohíbe, con el consiguiente aumento de la seguridad a bordo.

"Entendemos que aún quedan algunas cuestiones por superar", dice Chacón, "pero sabemos que el transporte escolar es el más seguro".