El tráfico es el mayor generador de ruido en la capital

Una de cada cuatro calles residenciales en Madrid soporta más de 65 decibelios de ruido, el límite recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud). El mayor culpable de esta situación es el tráfico, que tortura los oídos de los madrileños en muchas zonas de la capital.

El tráfico es el mayor generador de ruido en la capital
El tráfico es el mayor generador de ruido en la capital

El Ayuntamiento de Madrid ha concluido un estudio que, tras dos años y medio, ha medido el nivel de ruido en las calles de la capital. Casi 4.400 micrófonos han sido instalados en otros tantos puntos de la ciudad y han recogido (durante 32.879 horas) la cifra de decibelios que soportan los madrileños en las áreas residenciales –que ocupan el 76,20 por ciento del suelo de la capital- y las industriales y dotacionales.

El informe muestra que el 28,21 por ciento de las calles residenciales (una de cada cuatro, aproximadamente) supera los 65 decibelios recomendados como límite máximo por la OMS. La cifra llega al 69 por ciento, si se tienen en cuenta todas las vías de Madrid –residenciales y las que sólo tienen oficinas, zonas de ocio, comercios o industrias-.

La circulación de vehículos es la máxima responsable de esta situación, pues, como señala el estudio (que ha costado casi 600.000 euros, casi 100 millones de pesetas), las zonas que mayor nivel acústico soportan son las calles con mucho tráfico, como Alcalá, Serrano, paseo de la Castellana, María de Molina, Santa María de la Cabeza o los alrededores de las estaciones de Atocha y Chamartín. Otros puntos ruidosos, según muestra el mapa acústico, son los límites de las autovías M-30 y M-40, los nudos donde confluyen varias vías y los límites del aeropuerto de Barajas.

A pesar de los datos que revela el informe, el concejal de Medio Ambiente, Adriano García-Loygorri, es optimista: "Todavía tenemos un nivel alto de ruido, pero, desde 1986, año en el que se realizó el anterior mapa acústico, los niveles se han reducido mucho. Esto se nota, sobre todo, en el distrito Centro, donde el nivel acústico está disminuyendo desde hace unos años, gracias a que los coches actuales hacen menos ruido que los de antes y a que hay menos adoquín en las calzadas", ha asegurado en declaraciones al diario "El País".

El mapa acústico –que será exigido en un futuro a todas las ciudades del Viejo Continente mediante una normativa de la Unión Europea- será actualizado diariamente a través de las 28 estaciones de medición de ruido existentes en Madrid y de 16 laboratorios móviles "que irán por la capital cuando sea necesario", ha señalado García-Loygorri.

Soluciones entre todos
Con el fin de "bajar el volumen" en Madrid, Plácido Perera, director de Servicios de Calidad Ambiental del Ayuntamiento, ha señalado que "entre todos, y no sólo el Ayuntamiento, debemos mejorar los niveles de ruido de la capital. A veces bastaría con bajar la radio cuando se va en coche o con no acelerar tanto cuando se sale de un semáforo", ha apuntado.

Gracias al mapa acústico, se realizarán actuaciones en los distritos que soportan más decibelios. De momento, las medidas que tratan de paliar el fragor en la capital (que datan de 1969) multan a los conductores de vehículos demasiado ruidosos –aquellos que, por ejemplo, han perdido el tubo de escape o sus dueños lo han quitado a propósito-. Las sanciones pueden ser económicas o consistir en la inmovilización del automóvil hasta que el propietario corrija el elemento que genera el ruido.

Además, desde hace cuatro años, en los pliegos de condiciones de los concursos municipales (para los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes, los servicios de recogida de basura...) se exige a las compañías que indiquen cuánto ruido generan los vehículos que ofrecen para realizar esos servicios.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.