El tráfico en Barcelona podría reducirse gracias a la cumbre europea

Tras la cumbre, llega la calma. Barcelona se recupera del "mare magnum" que ha supuesto la cumbre europea con la esperanza de que los barceloneses sepan "pillarle el gustillo" al uso del transporte público.

El gerente de Vía Pública, Blas Alascio, y el director de Circulación del Ayuntamiento de Barcelona, Pere Navarro, dos de las personas que mejor saben lo que es el tráfico en la Ciudad Condal, han señalado que la cumbre europea dejará sus frutos en forma de descenso del tráfico.

Estos dos cargos municipales han señalado que se producirá un descenso de entre el 3 y el 5 por ciento en el movimiento de vehículos particulares". Otro de los grandes expertos en la materia, el director del Servei Català de Trànsit de la Generalitat, Joan Delort, ha indicado que "es innecesario realizar en coche entre un 10 y un 15 por ciento de los desplazamientos que se producen entre Barcelona y otros municipios"

Según estas mismas fuentes, muchas personas han descubierto el transporte público y "han descubierto que no está mal". En referencia a esto, la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) ha informado de que el uso del transporte público en Barcelona y alrededores se ha incrementado en unos 85.000 viajeros.

Otra cuestión importante es lograr un centro de ciudad semi-vacío de coches, algo que los mismos técnicos ven como algo imposible: "el modelo por el que trabajamos desde el área de Vía Pública prevé un centro sin demasiados coches y unos accesos a la ciudad con una cierta dosis de bloqueo. Un poco de congestión en los accesos es imprescindible". Y es que el atasco, según se defiende desde el ayuntamiento, desanima al conductor y promociona el transporte público".