El Touran se abre a nuestros ojos

Poco a poco, Volkswagen nos muestra cómo será el monovolumen Touran que saldrá al mercado en el primer trimestre de 2003. Ahora, el turno corresponde a los interiores.

Volkswagen ha querido que el Touran destaque por un interior espacioso que sea capaz de albergar hasta a siete ocupantes imitando la fórmula que puso de moda el Zafira de Opel y, más recientemente, el Peugeot 307 SW. La marca alemana ha desvelado que la postura de conducción está algo más elevada que la que podemos encontrar en un turismo convencional (631 mm) aunque la altura respecto al techo (1.020 mm) otorga al conductor una gran sensación de espacio y control.

Los huecos y el espacio para depositar objetos no faltan. Destaca a partir del acabado medio Trendline, una guantera y un cajón bajo los asientos delanteros.

En cuanto al acabado interior, Volkswagen anuncia un nuevo desarrollo en los elementos que incorpora tanto el puesto de conducción, los controles del salpicadero y las puertas.

Los pasajeros de la segunda fila de asientos también cuentan con una posición elevada (676 mm), incluso más que en las plazas delanteras. El asiento central, al mismo tiempo, puede ser usado como mesa y también existe la opción de contar con huecos en el suelo, como en las plazas delanteras.

Los usuarios también tienen la posibilidad de pedir la tercera fila de asientos, como opción. Esta se compone de dos asientos que se pueden ocultar en el piso del vehículo.

El maletero en la configuración de 7 ocupantes queda reducido a 121 litros respecto a 695 litros que posee cuando sólo están presentes dos filas de asientos.

En cuanto al equipamiento de serie, Volkswagen señala que el Touran incluye CD, frenos ABS, control de tracción, ESP y airbags frontales, laterales y de cortina para las plazas delanteras y traseras.