El temporal siembra el caos en las carreteras

Entre las tres de la tarde del viernes y la noche de ayer domingo, las carreteras españolas han sido un verdadero calvario: nieve, viento, hielo, lluvia... Cataluña trata de salir de su incomunicación y la alerta por temporal aún rige en varias comunidades. El mal tiempo ha convertido la red viaria en una trampa mortal que se ha cobrado 30 víctimas.

La región más afectada por el temporal que padece el país es Cataluña. Allí, casi todas las carreteras se han visto superadas por el mal tiempo: pasos cerrados, localidades incomunicadas, decenas de vehículos atrapados... Una pesadilla que se agravó por culpa de las averías que sufrió la red eléctrica. El tráfico en aquella comunidad ha sido especialmente penoso.

En la tarde del domingo, una veintena de carreteras continuaban cortadas y casi todos los puertos de montaña eran impracticables. La Nacional II estuvo cortada gran parte del día a la altura del túnel del Bruc. Allí, los servicios de emergencia y el Ejército, que movilizó carros acorazados, tuvieron que rescatar a 200 personas y retirar docenas de vehículos atrapados.

En la mañana del lunes quedan cerradas nueve carreteras en Cataluña y en otras 43 sólo se puede transitar con cadenas.

En general, toda la zona Pirenaica ha sufrido el azote del temporal, lo mismo que Baleares, donde algunas vías quedaron anegadas por las lluvias. En estos momentos, parece que la ola de frío remite, pero los servicios de Protección Civil no quieren bajar la guardia.

Con este agravante meteorológico, el balance habitual de muertes en accidentes de tráfico durante los fines de semana se ha visto incrementado.

Hasta las doce de la noche del domingo, y desde las tres de la tarde del viernes, la DGT ha contabilizado 30 muertos en 23 accidentes con víctimas mortales. Además, hay que lamentar 14 heridos graves y otros 13 leves.

Entre los accidentes más graves está el ocurrido el viernes cerca de la localidad barcelonesa de Calaf. Allí, una furgoneta y un coche chocaron, produciendo la muerte de cinco personas. En Pedrera, Sevilla, tres personas murieron al estrellarse su turismo contra un camión.

Duras críticas
Los problemas que se han vivido estos días han reavivado la polémica sobre la supuesta mala preparación de las carreteras españolas para soportar estos trances.

Las críticas a la Administración han sido especialmente duras en Cataluña. Allí, los partidos políticos de la oposición se han unido para acusar al Gobierno de Jordi Pujol de no hacer nada para prever estas situaciones.

Los ataques han sido más virulentos cuando se referían a medidas concretas, como la petición de ayuda al Ejército. Los grupos nacionalistas han calificado muy negativamente esta decisión.