El sospechoso de la desaparición de una mujer en Almería tiene antecedentes

El sospechoso de estar implicado en la desaparición de Lourdes García, la mujer de 37 años cuya pista se perdió hace ahora tres años en Roquetas de Mar (Almería), tiene antecedentes penales por un delito de homicidio, han informado a Efe fuentes de la Comandancia de Almería.

Este hombre, que según avanza hoy el Diario de Almería cumplió una pena de diez años de prisión y es considerado como 'muy peligroso', forma parte del 'entorno delincuencial' de la barriada de las 200 Viviendas de Roquetas de Mar.

Asimismo, el Instituto Armado ha indicado que en el vehículo de Lourdes, un Peugeot 206 gris, aparecieron restos de tierra que pertenecen al paraje del barranco Mohuyo, en el que se ha centrado parte de la búsqueda de la mujer.

Eso es lo que indican las trazas recogidas por la policía científica del vehículo, que fue encontrado dos días después de su desaparición junto a la plaza de toros de la localidad almeriense, con las llaves en el contacto y con los seguros abiertos.

La Unidad Central Operativa (UCO) ha proporcionado recientemente nuevos informes sobre este caso al Juzgado de Instrucción número 2 de Roquetas de Mar, que ha decretado el secreto de sumario.

Además, el Instituto Armado ha señalado que se han llevado a cabo nuevas labores de rastreo en el barranco Mohuyo, así como en distintos espacios ubicados en los términos municipales de Félix y Énix, próximos a Roquetas de Mar.

La búsqueda de Lourdes García fue suspendida en julio de 2010 después de haber rastreado minuciosamente durante cuatro días unas ocho hectáreas del paraje del Mohuyo, en la localidad almeriense, aunque continuaron las investigaciones para tratar de esclarecer la desaparición.

La investigación llevada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil había situado el paraje del Mohuyo en el punto de mira de los agentes en los nueve meses siguientes a la desaparición de Lourdes García.

Lourdes fue vista por última vez el 3 de octubre de 2009, sobre las 15.00 horas, cuando salía de su trabajo en una gasolinera de Roquetas de Mar.

En ese momento vestía la ropa del trabajo, una camisa roja de Cepsa y un pantalón gris con franja roja lateral.

La investigación permanece bajo secreto sumarial, motivo por el que apenas han trascendido detalles de las actuaciones de la Guardia Civil.

Los mejores vídeos