El smart y el Lupo TDI son los automóviles menos contaminantes

Un estudio publicado por la Agencia francesa del Medioambiente y el Control de la Energía (ADEME) establece que los vehículos menos contaminantes del mercado son el smart (entre los automóviles de gasolina) y el Lupo 3l TDI, entre los Diesel.

El smart y el Lupo TDI son los automóviles menos contaminantes
El smart y el Lupo TDI son los automóviles menos contaminantes

ADEME ha medido el consumo de combustible y las emisiones de dióxido de carbono por kilómetro de los 3.643 modelos de vehículos particulares vendidos en Francia a lo largo del año pasado, elaborando una clasificación en la que el smart y el Lupo 3l se muestran como los coches más respetuosos con el medio ambiente.

El smart, que funciona con gasolina y gas de petróleo licuado (GPL), consume 4,9 litros a los 100 kilómetros y emite 118 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido.

En el segundo lugar de la lista se encuentra el Toyota Prius (un vehículo híbrido, cuyo motor está impulsado mediante gasolina y electricidad), que ofrece un consumo medio de 5,1 litros a los 100 kilómetros y envía a la atmósfera 120 gramos de dióxido de carbono por kilómetro.

Asimismo, el informe de ADEME señala al Renault Twingo 1.2 16V como el coche de gasolina más contaminante, con emisiones de 140 gr/km.

Por su parte, la categoría Diesel está encabezada por el Volkswagen Lupo 3l TDI, un vehículo que ya fue anunciado por la marca alemana como "el más ecológico" y que confirma su fama con los datos obtenidos: 3 litros de gasolina consumidos cada 100 kilómetros y un nivel de emisiones de 81 gr/km.

El smart CDI también ha obtenido una buena puntuación en el apartado de los automóviles de gasóleo, donde ocupa el segundo lugar en la clasificación. Este pequeño utilitario ofrece un consumo medio de carburante de 3,4 l/100 km y produce 90 gramos de dióxido de carbono por cada kilómetro recorrido.

El vehículo de esta categoría que produce más CO2 es el Mercedes Clase A 160 CDI, con emisiones de 127 gr/km.

La clasificación de los modelos según su contaminación será enviada a todos los concesionarios, que deben informar de los niveles de emisión de CO2 de cada vehículo, de acuerdo con una directiva europea de 1999.

Actualmente, el sector del transporte sólo produce una cuarta parte del dióxido de carbono que llega a la atmósfera (provocando el "efecto invernadero"), pero es el segmento que registra mayor crecimiento. Para evitar que la contaminación continúe incrementándose, la Unión Europea y la Asociación Europea de Constructores (ACEA) se han comprometido a disminuir en un 25 por ciento las emisiones de CO2 de los vehículos entre 1995 y 2008.