El Senado pide una rebaja en los peajes

El Partido Popular, Convergencia i Unió, Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria instaron ayer al Gobierno a que negocie con las concesionarias una rebaja en el precio de los peajes.

Cataluña reclama un fondo de rescate para peajes
Cataluña reclama un fondo de rescate para peajes

Los peajes de las autopistas siguen generando una agria polémica política. Esta vez la lucha se ha desarrollado en el Senado. Este órgano aprobó ayer, a petición del Partido Popular y con el apoyo de CiU, PNV y Coalición Canaria, una iniciativa en la que se insta al Gobierno a crear un fondo con el que reducir los peajes. Éste podría financiarse a través de los impuestos que se cobran a las empresas concesionarias. Se solicita, además, que el Ejecutivo negocie “en el plazo más breve posible" con las concesionarias de autopistas de peaje una reducción “parcial y progresiva" de sus tarifas. Este descenso se lograría a través de la creación de un fondo que “dote los programas de homogeneización de los peajes, del rescate selectivo y de subvención de usuarios habituales". Este fondo se nutriría por tres vías: con los recursos provenientes de los impuestos estatales generados por las sociedades concesionarias de autopistas de peaje por la explotación de la vía; con dotaciones anuales establecidas en los Presupuestos Generales del Estado y con recursos provenientes de las sociedades concesionarias de autopistas. En cualquier caso, la moción defiende mantener cierto peaje disuasorio para no saturar estas carreteras.La Cámara Alta también ha decidido reclamar que, en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT), se establezcan unas directrices para el diseño de una red viaria de alta capacidad en la que se tenga en cuenta “la igualdad de todos los españoles, la racional asignación de recursos públicos y el fomento de la contribución del sector privado a la provisión de infraestructuras".La tercera moción aprobada consiste en solicitar al Ministerio de Fomento que compense económicamente los perjuicios que pudiera causar a una concesionaria por el hecho de que otra Administración decida el desvío de parte del tráfico de vehículos que transita por su autopista. Desde el Grupo Socialista no se quiso apoyar estas iniciativas, pues suponen –según aseguran- una renuncia de antemano a la posibilidad de rescatar los peajes de las autopistas españolas, una operación que se calcula que tendría un coste de 16.000 millones de euros. Al mismo tiempo, la Generalitat ha aprobado la adaptación de la Ley de Carreteras de 1993 a la normativa estatal de 2003, que regula el contrato de concesión de obras públicas y abre las puertas a la financiación de estas infraestructuras a través de los peajes en la sombra.Este sistema consiste en que la iniciativa privada financia una parte de la obra pública a cambio del pago de un canon por parte de la Administración en función del tráfico que registre la vía durante el período de concesión.Gracias a esta modificación, se podrá pagar el plan de autovías promovido por el Gobierno catalán, que supondrá una inversión global de unos 1.500 millones de euros en la construcción de cuatro vías rápidas y el desdoblamiento del Eje Transversal. Por otro lado, el Ministerio de Fomento ha remitido al Gobierno de Baleares la propuesta de un nuevo Convenio de Carreteras para el período 2005-2020, dotado con 586,6 millones de euros y que sustituye al firmado por el anterior Ejecutivo y denunciado por el actual alegando incumplimiento por parte del Gobierno regional. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha indicado que se trata de una “alternativa mejor, de más tiempo y más cuantía".