El sector español del automóvil, en plena forma

Lo peor ya ha pasado para la industria automovilística española. Después de unos meses de incertidumbre y duras negociaciones, el sector levanta cabeza: según ha declarado el Ministerio de Industria, nuestras principales factorías han garantizado su actividad hasta 2011. El convenio colectivo firmado en Seat figura ya como un ejemplo.

Flexibilidad laboral sí, despidos no
Flexibilidad laboral sí, despidos no

Por fin, buenas noticias para la industria española del automóvil en un año muy complicado. A pesar de que las ventas de coches han experimentado un buen nivel de crecimiento en los últimos 16 meses, las reducciones de costes y los ajustes de plantilla habían situado a nuestro sector en situación de alerta. Hoy, sin embargo, sabemos que nuestras plantas tienen ya garantizado su nivel de producción durante los próximos siete años. Buen comienzo.La información la ha adelantado el secretario general de Industria, Joan Trullén, quien, durante su visita a la planta de PSA Peugeot-Citroën en Vigo, ha destacado el buen momento por el que atraviesa nuestra industria. “Ahora es cuando hay que aprovechar las excelentes condiciones por las que atravesamos. Tenemos unas cotas de productividad comparables a cualquier país de Europa, un nivel de competitividad elevado y una variable de flexibilidad muy interesante", ha asegurado.Con la fabricación de más de 20 modelos ya adjudicados en las plantas españolas, el Ministerio de Industria confía ahora en que el sector se convierta, en 2007, “en una de las actividades punteras de la economía española". Para ello, Trullén ha asumido también el compromiso de aplicar en la industria durante la próxima legislatura “una política instrumental potente, sobre todo en el apartado de I D (Investigación y Desarrollo)".Asimismo, Industria ha propuesto en el Parlamento español la creación de nuevas partidas en los Presupuestos Generales para la construcción de observatorios sectoriales. Por lo pronto, nuestro sector contará ya en los próximos meses con dos laboratorios: uno específico para fabricantes, donde colaborará Anfac, y otro para el subsector de componentes.El convenio colectivo firmado en Seat el pasado 13 de mayo es también fruto del buen momento que atraviesa la industria y ayer se puso como ejemplo de lo que debe hacer el sector en los próximos meses, durante el Encuentro de Empresarios de la Automoción, organizado por la escuela de negocios IESE en Barcelona.Dirección y Comité de Empresa han recordado que en la negociación del convenio, que afecta a más de 13.000 trabajadores, acordaron compartir la organización del trabajo. El acuerdo, además, mantiene el poder adquisitivo de los trabajadores, mejora las condiciones de acceso de los contratados jóvenes que sustituyen a jubilados y contempla una subida salarial del IPC más el 0,5 por ciento para el primer año y un 0,4 por ciento para el resto, tal y como han confirmado los propios sindicatos.Por otra parte, y según revela un estudio elaborado por la consultora PriceWaterhouseCoopers, la mayoría de las empresas de componentes del sector de la automoción en España no comparten información en línea con sus suministradores, “a pesar de que el 80 por ciento está preparado tecnológicamente para ello". La firma asegura que, en la mayoría de casos, “el problema es cultural" y ponen como ejemplo que, pese a que las empresas del estudio tienen correo electrónico, “la herramienta tecnológica más utilizada para las compras es el fax, en un 92 por ciento de los casos".