El sector de la distribución podría parar si la Ley perjudica sus intereses

El sector de la distribución en España, que incluye a los concesionarios de automóviles, los distribuidores de bebidas, los de prensa, las estaciones de servicio, el comercio, los franquiciados o la propia Cepyme, podría convocar un paro si el proyecto de Ley de Distribución Comercial perjudica sus intereses.

Así lo explicitó hoy el presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Antonio Romero-Haupold, que ayer advertía de la posibilidad de un paro de concesionarios y que hoy ha aclarado en la celebración del 25 aniversario de su organización que el paro ha sido propuesto por varias de las organizaciones sectoriales de la distribución.

Romero-Haupold aseguró que existe gran preocupación en el sector de la distribución ante las propuestas de proyecto de Ley que han llegado a sus manos, aunque, según dijo, hay que esperar a ver que decide el Consejo de Ministros para su tramitación parlamentaria.

El sector de la distribución, explicó, tiene un planteamiento común ante la futura Ley de Distribución Comercial, a la que se comprometió el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, tras al conflicto surgido entre concesionarios y fabricantes e importadores.

La crisis surgió tras la aprobación de una enmienda a la Ley de Economía sostenible que posteriormente quedó en suspenso con el compromiso de Sebastián de que en un plazo de seis meses seria presentada una Ley de Distribución que regulara los contratos entre fabricantes y distribuidores.

El sector de la distribución, dijo el presidente de Faconauto a un grupo de periodistas, quiere equidad en los contratos con fabricante y un sistema de resolución de conflictos que evite que las pequeñas empresas de la distribución tengan que recurrir a largos procesos judiciales para los que estos empresarios no tienen capacidad financiera.

En el caso concreto del sector del automóvil, hasta la aprobación de la Ley se ha estado negociando un Código de Buenas Practicas que Faconauto, junto con la asociación de vendedores (Ganvam), tras un acuerdo entre fabricantes (Anfac), importadores (Aniacam) y Ministerio, sólo aceptan en parte.

El documento del acuerdo establece unos principios generales que, según Romero-Haupold, es como firmar papel mojado, porque no concreta sobre cupos de compra o 'stock'.

De hecho, el presidente de Faconauto aseguró que sin esperar a la Ley hay marcas que están cancelando los contratos actuales y poniéndoles otros nuevos sobre la mesa con condiciones inasumibles.

En concreto citó a Hyundai, Saab y Chrysler, al tiempo que dijo que otras marcas iban a hacer lo mismo y están esperando a la nueva Ley.

Con estas cancelaciones unilaterales no hay Código de Buenas Prácticas que valgo, dijo el presidente de la Federación de concesionarios.

Faconauto y Ganvam tampoco aceptan la propuesta de un proceso de mediación, porque, según el presidente de Faconauto, no contiene arbitraje, y ello llevaría a los largos procesos judiciales que se quieren evitar.

Romero Haupold, que es empresario de concesión, aseguró que en sus contratos está contemplada la mediación y se ha mostrado inservible.

La previsión es que el Consejo de Ministros apruebe la ley en la segunda quincena de julio, lo que permitirá que entre después en el Congreso para su debate parlamentario y que quede definitivamente aprobada en otoño o principios de 2012.

Los concesionarios, al igual que el resto del sector de la distribución, quieren que con la Ley se termina con la actual situación de desequilibrio y de abuso por parte de los fabricantes y que les proteja ante las decisiones unilaterales de cambio de distribuidor, que permita la devolución de vehículos y que prevea indemnizaciones por daños y perjuicios o por inversiones no amortizadas.