El reparto de la responsabilidad en la seguridad vial reducirá los accidentes

La distribución de la responsabilidad en materia de seguridad vial reducirá la siniestralidad originada por el tráfico rodado, en opinión del ETSC, siglas en inglés para el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte.

Este organismo, del que forma parte la entidad española CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), ha señalado como ejemplo la política seguida en Holanda o Suecia, donde la responsabilidad se ha repartido verticalmente (de nacional a local) y horizontalmente (distinguiendo entre sector privado, público y profesional).

En opinión del Consejo, la tendencia desde los años 90 se dirige hacia una mayor participación del sector privado en iniciativas encaminadas a la reducción de accidentes. Un ejemplo de ello es la creación de las pruebas de colisión EuroNCAP, que somete a ensayos independientes la seguridad en los automóviles.

El ETSC considera que, para que se dé el marco en el que puedan compartirse responsabilidades públicas y privadas, debe existir acceso a la información, evaluación de los datos y creación de estrategias.

Además, las políticas efectivas europeas, nacionales o locales deben incluir el control de riesgo, la prevención del accidente, el control del número de heridos y la gestión tras los siniestros.

Así, el Consejo considera básico que las responsabilidades en seguridad vial sean asumidas por las autoridades locales, médicas y policiales que trabajan en la materia.

El ETSC asegura que, al dividir las responsabilidades, será posible crear estrategias nuevas que lleven a una reducción del número de siniestros y muertes ocasionadas por el tráfico rodado.

Los mejores vídeos