El Reino Unido endurece sus sanciones

Retirada definitiva del carnet y 1.000 libras (264.000 pesetas) son las sanciones máximas que prevé la reforma de las leyes de conducir el Gobierno británico.

Producir una muerte mediante conducción temeraria podría ser la causa de la retirada definitiva del carné de conducir, según la reforma de las leyes de tráfico que planea el Reino Unido. En estas nuevas normas están trabajando los departamentos de Interior, Medio Ambiente, Transporte y Regiones, y su línea fundamental se resume en que no se juzgará sólo la calidad de la conducción, sino también las consecuencias derivadas de ésta.
Además de la retirada definitiva del carné, las multas podrían ascender a 1.000 libras (264.000 pesetas) por conducir bajo los efectos del alcohol. Antes los conductores que provocaban una muerte por su negligencia eran multados y se les dejaba constancia de su sanción en su permiso de conducir. El Gobierno británico ha decidido revisar las leyes al comprobar que ningún conductor que ocasionaba una muerte por accidente de circulación ingresaba en prisión. Por otro lado, en el momento que se hicieron públicas estas propuestas, el vehículo del ministro británico del Interior, Jack Straw, fue detenido por exceso de velocidad.