El RACE pone en manos de Falcó el departamento de Seguridad Vial del Club

El Real Automóvil Club de España (RACE) ha anunciado hoy una reestructuración por la que el departamento de Seguridad Vial del Club pasará a ser responsabilidad de Fernando Falcó, Marqués de Cubas, ex presidente de la organización y desde ahora nuevo presidente de la Fundación RACE, de la que dependerá.

Carmelo Sanz de Barros, presidente del RACE, presentó hoy a los medios de comunicación el nombramiento de Falcó y la nueva dependencia de la Fundación de la estructura de Seguridad Vial del Club, que hasta ahora dependía del Grupo Empresarial, encargado de los servicios de asistencia al automovilista.

El nuevo organigrama, ha explicado el presidente, responde al criterio de dar neutralidad a la actividad del Club en materia de Seguridad Vial, para evitar que se entienda que las decisiones del Departamento tengan que ver con intereses comerciales, distintos a la defensa del automovilista o al 'usuario de la vía', denominación con la que el RACE pretende llevar su actividad más allá de los coches.

Sanz de Barros, preguntado sobre una posible contestación de la masa social del Club al nombramiento de Fernando Falcó, que ha tenido tras de sí una fuerte oposición en épocas anteriores, no ha dudado de que la decisión será bien acogida, al tiempo que ha afirmado que 'necesitamos en estos momentos de la experiencia' del nuevo presidente de la Fundación RACE.

Fernando Falcó, en su primera declaración como presidente de la Fundación y responsable de Seguridad Vial del RACE, ha prometido un empeño muy especial en defender a los conductores y ejercer, entre otras, una vigilancia de las carreteras en España, que cuenta con una buen red pero que está siendo desatendida en mantenimiento.

Falco ha explicado en este punto que, por ejemplo, no se están usando las autopistas, lo que representa un problema de seguridad, que desde la Fundación se ayudará a resolver con propuestas novedosas.

El presidente de la Fundación RACE ha considerado desacertada la petición de tasa cero de alcoholemia. Ha defendido la ausencia de alcohol durante la conducción, pero también una pequeña flexibilidad en las ciudades y quizá una exigencia mayor en carretera.

En su declaración, Falcço se ha mostrado preocupado con la indefensión en la que en este momento se encuentran los conductores, ya que la presunción de inocencia del sistema jurídico español no está debidamente salvaguardada.

No se puede inmovilizar a un ciudadano que desconoce que ha sido sancionado y le han sido retirados puntos del carné de conducir, ha dicho Fernando Falcó, que ha asegurado que la DGT no comunica correctamente.

También se ha mostrado crítico con el sistema de obtención de la licencia de conducción, que ha calificado de imperfecto, y ha considerado al mismo tiempo la necesidad de someter a los automovilistas a un proceso de reciclaje, de formación continua, en el que tienen un papel relevante las escuelas de conducción.

Los mejores vídeos