El PSC reduce su presupuesto de campaña un 33% hasta los 2,1 millones

Los socialistas empezarán en Terrassa, donde Navarro es alcalde

El PSC se gastará en esta campaña electoral 2,1 millones de euros, un 33 por ciento menos que en la campaña de las catalanas de 2010, ha anunciado en un comunicado el secretario de Organización del partido, Daniel Fernández.

Los socialistas catalanes han presentado sus cuentas como gesto de 'voluntad de transparencia y claridad' y han asegurado que se trata de una campaña austera.

Fernández, también jefe de campaña del PSC, ha argumentado que el partido ha priorizado los gastos que tienen que ver con la movilización y el contacto directo con los electores, 'especialmente en las calles y plazas de Cataluña'.

En el capítulo de los gastos destacan principalmente tres partidas: los 420.000 euros de la propaganda y la publicidad, los 655.000 que se invertirán en actos y movilizaciones, y los 898.000 de los envíos electorales.

Las otras partidas que prevé el PSC gastar hasta llegar a los 2,1 millones de euros son los gastos en servicios externos (94.000 euros), en servicios generales (30.000) y los gastos financieros (64.000).

Según el presupuesto presentado, los socialistas prevén cuadrar las cuentas, con lo que recuperarán la inversión de 2,1 millones a través de los ingresos por votos (350.794 euros), por escaños (450.800), las subvenciones para los envíos electorales (893.790) y la subvención del presupuesto ordinario (184.616).

APORTACIONES DE CARGOS

Entre los ingresos que también prevé el partido destacan los 281.000 euros que ingresará a través de aportaciones de cargos del partidos y aportaciones financieras.

Fernández ha explicado que el PSC ha pedido una 'aportación especial' a las arcas del partido a diputados, senadores, eurodiputados, concejales de ciudades superiores de 20.000 habitantes y a los candidatos.

El líder del PSC y candidato a presidir la Generalitat, Pere Navarro, dará el pistoletazo de salida a la campaña desde Terrassa (Barcelona), ciudad de la que es alcalde, un cargo que dejará tras los comicios.

Navarro ha elegido así empezar 'en casa' y en una de sus plazas más fuertes, ya que es concejal desde 1987 y ha ganado las tres elecciones municipales en las que se ha presentado (2003, 2007 y 2011).