El proyecto Galileo se globaliza

Galileo no sólo será la red de satélites europea, países como Canadá, China o Australia quieren colaborar en el proyecto.

El Consejo de Ministros de la Unión Europea dio en marzo luz verde al desarrollo del proyecto Galileo. Pues bien, ahora, unos meses después, cuando ya se sabe que la red de satélites propia de la Unión Europea comenzará a funcionar en 2008, países como China, Australia o Canadá han anunciado su intención de unirse al proyecto.

El ministro de Fomento español, Francisco Álvarez Cascos, durante su comparencia ante la Comisión Mixta para resumir el semestre de presidencia española en su materia, ha anunciado que el proyecto "supone un paso adelante que va a marcar para la industria aeronáutica y de las comunicaciones un antes y un después".

Hasta este momento, la industria automovilística y, sobre todo, la localización por satélite y navegación se basaba en la tecnología GPS (Global Position System) norteamericana. Pues bien, a partir de 2008, el estándar europeo será independiente mediante la red de satélites Galileo.

A este proyecto, compuesto por una treintena de satélites, se unirán países como Canadá, Australia y China, con el objetivo de compartir el sistema e independizarse de esta forma de Estados Unidos. En palabras del ministro de Fomento español, el Programa Galileo permitirá "la independencia estratégica de Europa para liderar los procesos de eficiencia y competencia mundial en este campo".