El presidente de Volkswagen reitera el compromiso del grupo con España y elogia las reformas

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, ha reiterado el compromiso del grupo alemán con España, país en el que sus actividades representan el 25% de la industria de automoción y donde da empleo a más de 18.000 personas entre las fábricas de Seat en Martorell y de Navarra.

'Volkswagen seguirá estrechamente vinculado a España en el futuro', afirmó Winterkorn durante su intervención en el Encuentro Hispano-Alemán de Empresarios celebrado en el Palacio de la Moncloa.

El directivo destacó el papel 'ejemplar' de España al adoptar decisiones 'valientes y acertadas' en las últimas semanas. 'Por supuesto, no se logran resultados de un día para otro, pero la dirección es la correcta, y estoy seguro de que se conseguirá', añadió.

Winterkorn explicó el papel de su grupo en la industria española de automoción, toda vez que con las marcas Seat, Volkswagen y Audi la multinacional se sitúa entre las empresas con mayor volumen de negocio de España. 'Además, somos el mayor inversor en el área de investigación y desarrollo', prosiguió.

SEAT.

En relación con la situación del sector del automóvil, reconoció que Seat está sufriendo la marca la 'fuerte' caída del mercado español, si bien aseguró que la firma cuenta con el equipo y el producto adecuados para crecer 'exponencialmente' cuando se recupere el mercado. 'Seat seguirá siendo un elemento fundamental en la estrategia global del consorcio Volkswagen', ratificó.

El máximo responsable de Volkswagen se refirió además a la elevada tasa de paro juvenil, y mencionó los programas de su empresa para formar jóvenes ingenieros y el compromiso para implantar en España la formación profesional dual.

Por último, recordó que el grupo Volkswagen cuenta con doce marcas de siete países europeos que trabajan 'unidas y con éxito'. 'En Volkswagen creemos en Europa y estamos dispuestos a dar nuestro apoyo para que las industrias españolas y europeas sean fuertes y solventes en el futuro', concluyó.