El presidente de Honda España vislumbra los años 2013 y 2014 peores que 2012

El presidente de Honda España, Marc Serruya, vislumbra los dos próximos años peores que 2012 para el mercado español del automóvil, que este año cerrará en el entorno de las 700.000 unidades.

Serruya, que ha presentado en Munich a la prensa española la nueva generación del todocamino CR-V, un modelo básico para la filial de Honda en España, ha situado el mercado de 2013 y 2014 en las 680.000 unidades anuales.

Esta cifra será estable hasta que en 2015, previsiblemente, se registre una mejoría que llevaría el mercado de turismos a las 750.000 unidades, para llegar en el año 2020 a 1,2 millones de unidades.

El mercado español de turismos logró en 2007 una cifra de matriculaciones de 1,7 millones de unidades, una marca que no se repetirá en el medio plazo, porque se considera que el mercado natural para España es de alrededor de 1.200.000 unidades anuales.

Esta situación, ha explicado el presidente de Honda España, genera una gran preocupación por el envejecimiento del parque automovilístico español y los efectos que tiene en el medio ambiente y en la seguridad vial.

En este punto, el presidente de Honda España ha pedido al Gobierno medidas de tipo social más que económica para rejuvenecer el parque español, mediante un programa continuo durante largo tiempo con el objetivo de bajar la ratio de antigüedad del parque, ya que a finales de este año más del 50 % de los coches tendrá más de 10 años de antigüedad.

Serruya ha insistido en la necesidad de que el programa sea a largo plazo para evitar los adelantamientos de compras que provocan los planes del tipo Prever diseñados para el corto plazo.

Va a costar dinero, sí, añadió Marc Serruya, pero también se gasta en construir autovías que viajar más rápido y mejorar la seguridad vial.

La Administración ha de invertir en que el parque rodante sea seguro, concluyó al respecto el presidente de Honda España, porque con ello se reduciría la mortalidad en las carreteras españolas.

En relación a la evolución del mercado, el presidente de la filial española recordó que Honda llegó a vender en el año 2008 la cifra de 25.000 unidades para bajar a las probables 7.000 unidades de este año, número que se irá incrementando a partir de este año con la incorporación del nuevo motor y otros modelos, entre los que ya está confirmado el retorno del ultra deportivo NSX, en 2013 o 2014.

Esta fuerte bajada de las ventas se debe a la situación del mercado pero también a no tener una motorización diesel de pequeño tamaño y a perder clientes privados, ya que Honda realiza la mayoría de sus ventas a este tipo de compradores particulares, cuyo número se ha reducido en un tercio, al pasar este mercado del millón de compradores en 2007 a poco más de 300.000 en el ejercicio 2011.

La merma de matriculaciones ha afectado también a la red de distribución de Honda, que ha obligado a la filial a comunicar la cancelación de la concesión a 10 de los 60 concesionarios de la marca, de forma que en 2013 esta red quedará reducida a 50.