El presidente de Delphi Europa confía en lograr una solución al conflicto

José María Alapont declaró que el expediente de rescisión de 788 contratos en la planta que la compañía posee en Barcelona ha sido autorizado por el departamento de Trabajo de la Generalitat, y se hará efectivo si los sindicatos rechazan la propuesta de introducción del turno de fin de semana en la factoría.

Alapont afirmó que, si los empleados de la fábrica de Sant Cugat del Vallés aceptan el preacuerdo firmado con CC.OO. y UGT, la compañía se quedará en Cataluña e invertirá 20.000 millones de pesetas para crear la planta más avanzada tecnológicamente en la fabricación de bombas de inyección para motores Diesel.
El máximo responsable de Delphi en Europa apuntó que "no se discute algo negociable, sino imprescindible para acometer una inversión", y añadió que para rentabilizar estas inversiones es necesario que la factoría funcione las 24 horas del día los siete días de la semana. De no aceptarse el cuarto turno (fin de semana), la marca tendría que optar por otro país, como Alemania, donde este horario se acepta de forma natural, según Alapont. Lógicamente, la inversión no se produciría, y la actividad de la planta de Sant Cugat quedaría reducida, por lo que sería necesario desprenderse de 788 trabajadores entre los 1.125 que tiene la plantilla.
Por el contrario, si los empleados aprueban este plan de trabajo, la producción de bombas de inyección Diesel quedaría garantizada en la fábrica barcelonesa, y marcas como Renault, Ford, Peugeot, Citröen y algunas de origen asiático serían clientes potenciales de la fábrica de Sant Cugat. Además, Delphi asegura que esta factoría tiene grandes posibilidades, ya que en cinco años el 50 por ciento del parque automovilístico europeo será de motores Diesel.
De momento, la multinacional mantiene congelada la inversión necesaria para fabricar el nuevo producto, pero está dispuesta a reconsiderar su postura si el próximo martes los trabajadores aceptan las condiciones pactadas.
José María Alapont también apuntó otros planes de desarrollo de la compañía, que pasan por la entrada en sectores ajenos al automóvil, como conectores, sensores, electrónica y multimedia, actividades en las que ya ha invertido más de 116.000 millones de pesetas (700 millones de euros).

Los mejores vídeos