El precio del crudo vuelve a caer

Ayer, un avión volvía a estrellarse en Nueva York y, esta mañana, la Alianza del Norte ha tomado Kabul, pero no se cumple el dicho de "a mar revuelto, ganancia de pescadores", al menos en el caso del petróleo. El precio del crudo ha vuelto a disminuir un 4,6 por ciento y la Opep no logra controlar a los países independientes para que se sumen al inminente recorte de la producción que se va a aplicar mañana mismo.

Desde antes del 11 de septiembre, la Organización de Países Exportadores de Petróleo baraja la posibilidad de un nuevo recorte de su producción, pero, a raíz de esa fecha, aminorar el bombeo de sus pozos se ha vuelto casi un imperativo: precio del crudo ha disminuido un 25 por ciento.

Ayer, un nuevo accidente de avión en Nueva York volvió a atemorizar a las Bolsas y el petróleo ha vuelto a caer. El barril con entrega en diciembre ha perdido 0,99 dólares, un 4,6 por ciento de su valor. Además, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha vuelto a reiterar sus malos augurios: según este organismo, la demanda de petróleo se contraerá un 0,9 por ciento en el último trimestre de este año con respecto al mismo período de 2000.

Mañana, la Opep hará público, desde su cuartel general en Viena, el volumen exacto de su recorte de producción. El ministro de argelino de Energía y presidente del cártel, Chakib Jelil, ya ha adelantado que la Organización reducirá sus extracciones en un millón de barriles por día.

El anuncio de Jelil no ha gustado a la AIE, quien ha advertido a la Opep que un nuevo recorte podría poner las cosas más difíciles a sus miembros, que ha perdido cuota de mercado en los últimos años y ven cómo los países independientes ya no siguen sus dictados.

Rusia "decepciona" al cártel
Rusia, uno de los mayores productores independientes fuera del cártel, lleva semanas jugando un particular tira y afloja con la Opep. Su presidente, Vladimir Putin, ha reiterado que su país se sumaría al recorte. Eso sí, las cifras que ha presentado el país eslavo no han gustado demasiado a los miembros de la Organización.

Moscú ha anunciado que dejará de aportar al mercado 30.000 barriles diarios, mientras que la Opep le había pedido que bajara a un ritmo de 300.000, diez veces más. Así, el cártel ha calificado de "absurda" la rebaja ofrecida por el equipo de Putin.

Además del apoyo de Rusia, la Opep todavía debe acordar recortes concretos con Noruega y México e imponer el orden dentro de sus filas, ya que países como Indonesia o Irán no están dispuestos a perder la cuota de mercado que tanto les ha contado ganar.

Los mejores vídeos