El precio de los carburantes continúa su ascenso

Los precios medios de los combustibles en nuestro país siguen al alza y lo mismo que ocurre en el resto de la eurozona. Al menos, así ha sido durante los meses de noviembre, diciembre y enero, según los datos que tiene el Ministerio de Industria.

Repsol y BP defienden que no hubo pacto de precios
Repsol y BP defienden que no hubo pacto de precios

El Ministerio de Industria acaba de hacer públicos los precios medios del combustible en nuestro país a la vez que ha denunciado “el fuerte alza" de los mismos. Según Industria, el resto de países de la eurozona ha sufrido incrementos similares a los registrados en nuestro país.

La gasolina sin plomo ha incrementado su cotización nada más y nada menos que en un 22,5 por ciento respecto al mismo periodo del pasado año. En España aumentó un 20,6 por ciento, casi tres puntos por encima de la media registrada en Europa. Las petroleras, por su parte, incrementaron sus márgenes de comercialización en 1,91 céntimos en nuestro país y 1,34 en el resto de la eurozona.

El Diesel, por su parte, incrementó la cotización aún más que la gasolina y alcanzó un porcentaje del 41,2 por ciento. En este caso, los márgenes que acumulan las empresas petroleras en nuestro país ascienden a 2,31 céntimos por litro y algo más de 3 céntimos en el resto de Europa de media. La fortaleza del euro frente al dólar ha paliado lo que podría haber sido una subida mucho más espectacular del precio del combustible.

Y, mientras, el mercado internacional del petróleo está pendiente de la decisión de la Opep en cuanto a la producción para el segundo trimestre. Los precios, de momento, se encuentran en niveles máximos por la fortísima demanda de energía en todo el mundo.

El miércoles que viene, el Consejo de Ministros de la Opep se reúne en Irán, pero, en principio, no se espera una ampliación de la extracción a pesar de que el barril de crudo ya roza los 50 dólares.

Desde enero, la cuota de bombeo de esta organización está fijada en 27 millones de barriles al día y no se va a cambiar. Lo que sí va a variarse, con toda probabilidad, es la configuración del barril de petróleo. Ahora se compone de siete tipos de crudo; lo que quiere la Opep es que ahora se componga de once –uno por cada miembro, excepto Irak-. De esta forma, el coste descendería, porque se incluirían crudos más baratos, que son aquellos que se llaman “pesados". En esta denominación, sin embargo, no entran ni el Brent (referencia en los mercados europeos) ni el de Texas (referencia en Estados Unidos).

Según los cálculos de cártel, este nuevo barril de oro negro costaría 2 dólares menos que el actual. La Agencia Internacional de la Energía quiere que los gobiernos se impliquen en la puesta en marcha de políticas de ahorro. Esta petición se realiza en un momento en el que, según esta Agencia, “el consumo de petróleo ha igualado la capacidad de producción y de refino".

Este deseo de la AIE supone un importante giro en la agencia que hasta este momento culpaba de las continuas alzas del precio a la irracionalidad en el consumo, pero sin aportar soluciones. La Agencia ha previsto que se consumirán 84,3 millones de barriles diarios, unos 330.000 más de los que estaban calculados.