El plan de viabilidad de Santana, pendiente de Bruselas

En Linares están pendientes de que la Comisión Europea dé luz verde al plan de viabilidad suscrito por trabajadores y por la Junta de Andalucía el pasado 19 de febrero. Mientras tanto se retrasan las prejubilaciones por falta de tiempo para resolver los trámites administrativos.

Gaspar Zarrias, consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, comunicó ayer que el plan social e industrial de la factoría Santana Motor de Linares, en la provincia de Jaen, ya está en Bruselas. El consejero no cree que vaya a haber problemas y espera que las autoridades comunitarias den el visto bueno al acuerdo alcanzado entre la Junta y el comité de empresa.
Una vez que la documentación se ha remitido a Bruselas también han empezado los contactos para cerrar una reunión con los responsables de la Dirección General de la Competencia. El objetivo de la Junta es el de lograr que Santana siga produciendo bajo licencia Suzuki, además de los modelos propios, tales como el PS-10.
Zarrías se muestra confiado y cree que el Gobierno central acabará apoyando y colaborando en la financiación de los acuerdos suscritos.
Sin embargo, los primeros planes para aplicar el plan ya se están demorando. Así el retraso en diversos trámites democráticos para la extinción de los contratos impedirá que las primeras prejubilaciones en Santana Motor se produzcan hoy, tal y como estaba previsto.
Según el presidente del comité de empresa, Juan Salazar, las prejubilaciones no se hacen efectivas debido a que no ha habido tiempo desde que el pasado 19 de febrero se firmara el acuerdo con la Junta de Andalucía para realizar todos los trámites y entre los que se encuentra el contrato de las pólizas.
Unos cuatrocientos empleados de la compañía, con edades superiores a 50 años, se encuentran de vacaciones desde el 20 de febrero y su contrato debería darse hoy por extinguido; sin embargo, la Empresa ha optado por aumentar su periodo vacacional hasta el 10 de marzo, fecha en la que se espera poder hacer efectivas 400 de las 612 prejubilaciones que producirán hasta el 30 de septiembre.
Según Salazar, de no haberse solucionado estos escollos administrativos estos 400 trabajadores deberían volver a incorporarse a su puesto de trabajo pasado ese día.
Las prejubilaciones acordadas en el plan social suscrito por la junta y el comité de empresa suponen para los trabajadores mayores de 50 años la retirada con la garantía del 90 por ciento del sueldo neto correspondiente al 31 de diciembre del año 200 y con un incremento anual del 2 por ciento hasta los 60 años.