El plan de saneamiento de Ford se hará más profundo

William Clay Ford ya lo avisó cuando tomo las riendas de la compañía norteamericana - "todo está sujeto a revisión"-, pero se ignoraba hasta dónde podían llegar los cambios. Algunos analistas aseguran que Ford está dispuesto a recortar 20.000 puestos de trabajo.

En Detroit, sede central de la compañía, las aguas están revueltas. Aunque el presidente, William Clay Ford, ha asegurado que mantendrá informados a los trabajadores sobre el plan de saneamiento iniciado en la marca del óvalo, éstos se ven sacudidos por augurios no muy optimistas.

Según los analistas, Ford eliminará 20.000 puestos de trabajo (8.000 fijos y 12.000 eventuales), de ellos los oficinistas son los que parecen correr peor suerte. En agosto, la compañía ya anunció que eliminaría 5.000 de estos puestos, pero esta cifra previsiblemente se verá aumentada en breve.

Una portavoz de la firma, Anne Marie Gattari, ha asegurado que no hay ninguna decisión tomada al respecto, pero ha dejado entrever que los recortes son más que probables. "Todo está sobre la mesa", ha subrayado. No es para menos, algunos de estos analistas aseguran que sería todo un reto que esta compañía logre volver a los beneficios sin que saque al mercado nuevos productos.

La primera fase de este plan de saneamiento será anunciada en enero, pero, por ahora, como ha afirmado Gattari, "buscan cualquier cosa", como dejar sin paga extra a 6.000 de sus ejecutivos. Eso sí, hasta el año 2003, fecha en que termina la negociación actual de Ford con el sindicato United Auto Workers, no se cree que la compañía se decida a cerrar ninguna de sus fábricas.

Los mejores vídeos