El plan de carreteras se estrena con polémica

El Consejo de Ministros ha aprobado finalmente un plan extraordinario de carreteras para los próximos tres años. El programa, que se financiará fuera de los Presupuestos del Estado, ya ha recibido las primeras críticas. Mientras Cataluña se siente agraviada, el PP argumenta que “dañará las cuentas de la Administración". En total, serán 2.500 millones destinados a conservación y mantenimiento.

La UE, enfrentada por nuevas carreteras
La UE, enfrentada por nuevas carreteras

El nuevo plan extraordinario de carreteras, tan anunciado por el Ministerio de Fomento en los últimos meses, ya es realidad. El pasado viernes, el Consejo de Ministros decidía aprobar un documento que, durante los próximos tres años, destinará 2.504 millones de euros a la conservación y el mantenimiento de unas infraestructuras españolas muy deterioradas, según ha señalado recientemente un estudio de EuroRAP (European Road Assessment Program, desarrollado por los más importantes clubs de automovilistas europeos).La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, no ha ocultado su satisfacción por la aprobación del proyecto. “El plan era absolutamente necesario para garantizar las mejores condiciones de utilización de nuestras vías. Además de ser muy importante para evitar los accidentes mortales causados por su mal estado", ha subrayado.El programa será el nuevo instrumento con el que el departamento de Álvarez tratará de abordar, fuera del presupuesto ordinario, las inversiones en nuevas autovías que no había proyectado el anterior Gobierno del Partido Popular. Su financiación se efectuará ahora a través del denominado “método aléman": la obra no se paga hasta que no está completamente acabada.No obstante, lejos de acaparar elogios, el nuevo plan de carreteras ha recibido fuertes críticas en sus primeras horas. El primero en levantar la voz ha sido el Gobierno catalán, muy decepcionado con el reparto de la inversión. Desde la Generalitat se quejan de que su comunidad tan sólo reciba 175 millones (apenas un 7 por ciento del total), mientras Andalucía recoge más de 880 millones.Para el Govern, lo más sorprendente es que, el pasado 5 de octubre, la ministra presentó el plan como una herramienta para compensar a Cataluña por la pérdida de inversión de los últimos años. Entonces, Fomento aireó un documento en el que aseguraba que, de una inversión de 465 millones para 2005, Cataluña recibiría algo más de 100 millones, es decir, un 21 por ciento del total.Los partidos de la oposición también han mostrado su disgusto. El portavoz de CiU en el Congreso, Jordi Jané, subraya que “la caída de la inversión en Cataluña es la tónica de estos presupuestos. Y que el desdoblamiento de la A-2 se quede sin inversión cuando encabeza el ránking de siniestralidad es muy preocupante".Pero las críticas no sólo llegan desde Cataluña. El Partido Popular también ha mostrado su oposición al proyecto. En concreto, su portavoz en la Comisión Fomento del Congreso, Andrés Ayala, ha destacado “la improvisación con la que actúa la titular de Fomento, Magdalena Álvarez". El principal partido de la oposición considera “incomprensible que, a los pocos días de la aprobación del proyecto de Presupuestos para 2005, se modifiquen por la vía de los hechos cuantías tan importantes como las aprobadas ahora". Ayala tampoco ha ocultado su extrañeza porque el nuevo plan, que en principio se anunció con 465 millones de euros, suponga en realidad una contratación de más de 2.500 millones de euros.El portavoz popular ha destacado igualmente que la contratación “es gravosa para las cuentas del Estado" y expone la desigualdad de su reparto, “pues el 68 por ciento de los fondos afecta a las comunidades autónomas en las que gobierna el PSOE y sólo el 32 por ciento a las del Partido Popular".Por otra parte, el Gobierno ha evaluado en más de 4.000 millones de euros el posible rescate de las autopistas de peaje de Cataluña, según ha informado al Congreso de los Diputados. El Ejecutivo asegura que “se han realizado unos cálculos de carácter preliminar y aproximativos sobre el conjunto de kilómetros en explotación de autopistas de peaje, en los que no se han incluido los kilómetros cuya concesión está otorgada". La Administración ya evaluó en su momento en más de 16.000 millones de euros el posible rescate de la totalidad de la red de autopistas de peaje del Estado.

Los mejores vídeos