El petróleo marca su precio más alto en dos meses

Ya decíamos ayer que el mercado petrolífero había empezado el año con el ánimo levantisco. Si la del martes fue una jornada de reacción en los precios, la del miércoles situó los índices en sus niveles más altos de los últimos dos meses.

El petróleo marca su precio más alto en dos meses
El petróleo marca su precio más alto en dos meses

Los estrategas de la Opep pueden estar contentos. Su decisión de recortar las extracciones de crudo ha empezado tirar del precio hacia arriba. El barril de petróleo abandona los niveles tan bajos de semanas atrás y recupera cotas por encima de los 21 dólares.

Después de superar los 21,06 dólares, el índice de Nueva York se quedó en 20,37 dólares. En aquel mercado, un invierno muy duro está haciendo que aumente mucho la demanda de gasóleo para las calefacciones, con lo que se compra mucho más petróleo y el precio se fortalece. Además, el Instituto Americano del Petróleo informó de un descenso en las reservas de crudo, lo que empujó todavía más el aumento de órdenes compradoras.

En Londres, lo jornada fue también animada. El precio llegó a los 21,04 dólares, un nivel que no alcanzaba desde noviembre, y cerró a 20,67, un dato de cierre que no se daba desde octubre. En la mañana de hoy, viernes, la bolsa londinense empieza el día nuevamente al alza y ya gana medio dólar por barril.

Desde el 1 de enero, la Opep pone en el mercado 1,5 millones de barriles diarios, apoyados por otro medio millón que dejan de vender Rusia, Noruega y México, además de Omán y Angola. La idea es reflotar los precios, hundidos tras la crisis global de septiembre, hasta niveles por encima de los 22 dólares por barril.

Alí Rodríguez, secretario general de la Opep, confía en esta estrategia, aprobada en la reunión que el cártel mantuvo hace unos días en El Cairo. Rodríguez calificó de "histórica" dicha cumbre y aseguró que "el mercado se recuperará gradualmente en los próximos días".

Tormenta pasajera
Ante dicho escenario de encarecimiento, los expertos no se asustan. Analistas de Meerill Lynch calculan que se producirá una fuerte crisis de demanda y que los precios caerán, al menos, en cuatro dólares por barril. Creen que la situación del mercado energético es la peor de las dos últimas décadas, con una fuerte crisis económica a escala planetaria. Han estimado el crecimiento del PIB mundial en sólo un 1.5 por ciento, con lo que la demanda de energía se sitúa en un aumento del 0,5 por ciento, el ritmo más lento desde la crisis de 1982.

A la deceleración de la economía mundial se suma el alto nivel de inventarios que guarda Occidente. En los últimos dos años, las refinerías europeas y americanas han llenado bien sus tanques y pueden aguantar más tiempo sin acudir al mercado. Si se tiene en cuenta el descenso de la demanda que se prevé, habrá excendentes.

Los mejores vídeos