El pesimismo llega a los distribuidores automovilísticos norteamericanos

La crisis de los fabricantes de automóviles en los Estados Unidos, como no, está también afectando a sus distribuidores. Éstos tienen una cita estos días en Las Vegas en la Convención de la Asociación Nacional de Distribuidores Automovilísticos (NADA).

El pesimismo llega a los distribuidores automovilísticos norteamericanos
El pesimismo llega a los distribuidores automovilísticos norteamericanos


La Asociación Nacional de Distribuidores de Automóviles (NADA) ha reunido a sus socios en Las Vegas para que revisen el panorama que atraviesa el sector y busquen soluciones comunes.
Los distribuidores de automóviles norteamericanos están viviendo una época de sobresaltos. La desaparición de Oldsmobile, de General Motors, va a obligar a 2.800 puntos de venta a buscar otra marca de coches que vender. Pero ahí no acaba todo. Los rumores de que Mercury, perteneciente a Ford, va a correr la misma suerte son cada vez más fuertes. Y eso que la marca del óvalo no se cansa de desmentirlos.
En este caso, son más de 1.200 concesionarios los que están pendientes de la decisión de Ford. Pero el fabricante norteamericano parece querer quitarles el temor y ha indicado que está planeando relanzar Mercury dotándola de más "estilo", pero no a mayor precio.
Mientras tanto, algunos distribuidores de Oldsmobile van a recibir una ayuda económica a causa de la "jubilación anticipada" de la marca. Esta dotación, otorgada por General Motors, no será concedida a todos, sino que sólo será para aquellos puntos de venta que hubieran hecho una gran inversión últimamente. El grupo norteamericano ha estimado que son 350 de los 2.800 concesionarios.
En cuanto a los concesionarios de otras marcas, tampoco brilla el optimismo. Los seis grandes del sector han analizado en una mesa redonda organizada por la consultora J. D. Power and Associates la situación para este 2001. Los mejores resultados se esperan para las franquicias Toyota y Lexus, mientras que los peores augurios recaen en Mercury, Chrysler, Dodge y Daewoo.
También ha habido tiempo para las apuestas macabras. Preguntados por qué marca iba a seguir los pasos de la fallecida Oldsmobile, los resultados arrojaron un empate entre Daewoo, Buick y Mercury.
Otro de los temas tratados en este encuentro fue el deseo de los fabricantes de poder entregar el coche al comprador en un plazo de cinco días. Los concesionarios norteamericanos no comparten ese objetivo y la gran mayoría lo considera un sueño irrealizable.
Pero en esta conferencia anual también hay hueco para los pequeños distribuidores y para los que operan a través de Internet. Este es el caso de www.imotors.com. Esta web, dedicada a la venta de vehículos de segunda mano, recibe pedidos de sus clientes y se encarga de buscar el coche elegido, restaurarlo y vendérselo a un precio bastante ajustado.