El Parlamento de la UE establece las acciones prioritarias en seguridad vial

El Parlamento europeo ha hecho un balance de la situación de la seguridad vial en la UE y ha propuesto un paquete de medidas encaminadas a la reducción de la siniestralidad.

El gran índice de siniestralidad en la carretera está considerado como un problema de salud pública de primer orden por el Parlamento Europeo. Hay que tener en cuenta que todos los años mueren en la carreteras europeas 42.000 personas y hay 1,7 millones de heridos; además, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los menores de 45 años.
Tras conocerse el coste económico de los accidentes en la UE, que asciende a los 160.000 millones de euros (más de 26 billones de pesetas), el Parlamento ha establecido sus consideraciones, proponiendo medidas como el control de la velocidad o la seguridad en los túneles, y lamentando el escaso número de recursos necesarios asignados en Europa a seguridad vial.
Asimismo, el texto hace hincapié en la necesidad de aproximar el nivel de seguridad del transporte por carretera al de otros medios de transporte, y de asignar recursos adicionales (de personal y de presupuesto) a la prevención de accidentes.
Por otra parte, el Parlamento Europeo también considera que el próximo programa de seguridad vial (2002-2010) debe tener como objetivo común la reducción de las muertes en carretera, para lo que propone abordar una serie de problemas comunes a todos los estados miembros, como la velocidad excesiva e inapropiada, control del exceso de alcohol u otras sustancias que puedan influir negativamente en la conducción, alto riesgo de accidente entre los conductores jóvenes poco experimentados, falta de utilización de los equipos de protección (cinturones de seguridad, cascos)....
Las medidas estarán encaminadas a mejorar la información de los usuarios y mentalizarlos en materia de seguridad.
El Parlamento ha pedido a la Comisión que examine qué tipo de controles y de sanciones importantes podrían conseguir un respeto mayor de las normas.

Aumentar la seguridad de peatones y ciclistas
Por su parte, la Comisión ha organizado un debate público sobre las posibilidades de mejorar la construcción de los automóviles para minimizar las consecuencias de los atropellos, que cada año dejan un saldo de 9.000 muertos y 200.000 heridos en la Unión Europea.
Durante este foro, el Ejecutivo comunitario espera que la industria automovilística presente propuestas concretas para "negociar normas severas sobre los tests de seguridad".
La Comisión está dispuesta a llegar a un compromiso voluntario con los fabricantes, pero si no hay acuerdo antes del próximo junio, presentará iniciativas legislativas, aunque pretende contar con la opinión de todas las partes implicadas antes de elaborar su propuesta.
Además, Bruselas está estudiando otras acciones para reforzar la seguridad de los peatones, como la reducción de los límites de velocidad o una mejor separación entre las zonas de circulación de coches y transeúntes.