El paisaje y las carreteras, ¿incompatibles?

La Asociación Española de Carreteras (AEC) ha organizado estos días unas jornadas para tratar el impacto que tienen en el paisaje las diferentes infraestructuras. Bajo el título “Jornadas sobre Paisajismo en Carreteras" varios ingenieros de caminos y biólogos han analizado la situación actual en nuestro país.

Para el director general de Carreteras de la Generalitat, Jordi Follía, cada vez se hace más patente la necesidad de “diseñar unas infraetsructuras perfectamente adaptadas al paisaje". Los más de 163.000 kilómetros de carreteras que tiene España deben hacerse compatibles con los lugares que atraviesan, según estos especialistas.

La integración entre carreteras y paisaje es una necesidad, sobre todo por “la orografía complicada, el volumen de tráfico importante y el sector turístico de gran peso" en nuestro país, en palabras de Follía refiriéndose a Cataluña.

Algunos de los recursos propuestos con el fin de fomentar la integración en el paisaje de las vías son la construcción de terraplenes, pasos elevados y subterráneos, dependiendo de las necesidades en cada momento.

En Barcelona, la C31 –vía de acceso a la Ciudad Condal- va a sufrir próximamente obras de mejora y se tendrá en cuenta la colocación de pantallas especiales para reducir los ruidos, la ubicación de nuevas pasarelas y pasos de peatones y la creación de parques y zonas verdes cerca de esta infraestructura.