El número de gasolineras nuevas decreció en 2000

A pesar de las medidas liberalizadoras aprobadas por el Ejecutivo para ampliar el número de estaciones de servicio, el año pasado sólo se construyeron 180 nuevos puntos de venta, un 28 por ciento menos que en 1999.

El año pasado el Gobierno se planteó ampliar el número de estaciones de servicio hasta situar a España en la media de la Unión Europea hacia el año 2004, para lo cual aprobó una serie de medidas liberalizadoras. Sin embargo, el año pasado sólo se construyeron 180 gasolineras, un 28 por ciento menos que en 1999.
Las medidas aprobadas por el Gobierno iban dirigidas a ampliar la competencia en el sector de la distribución y venta de hidrocarburos. El objetivo era alcanzar el número de 9.777 en el año 2004, lo que supone la construcción de una media de 450 nuevos puntos de venta al año.
Según el sector, el año pasado se construyeron 180 estaciones de servicio, lo que supone un 28 por ciento menos que en 1999 y un 40 por ciento menos si se tiene en cuenta la media de los últimos años. Los empresarios achacan esta bajada en la construcción de gasolineras a la caída de los márgenes inducida por las alzas del precio del crudo en los mercados internacionales y por la debilidad del euro. Por otro lado, también consideran que ha influido decisivamente la moratoria impuesta a Repsol YPF y Cepsa para la construcción de nuevos puntos de venta.
Tampoco las grandes superficies se han volcado tanto como lo esperado en la construcción de gasolineras; de hecho, el año pasado las grandes superficies comerciales sólo construyeron 13 nuevos puntos de distribución y sumaban en todo el territorio nacional un total de 60 estaciones de servicio.
Los empresarios de las estaciones de servicio independientes ven el futuro con pesimismo y su objetivo en estos momentos pasa por la supervivencia y por encontrar un atractivo contrato de abanderamiento con algún operador petrolífero. Las "independientes" también creen que su actual cuota de mercado, del 10 por ciento, se irá reduciendo en los próximos años.
El sector también se muestra contrario al anteproyecto que obligará a señalizar los precios en las vías de alta capacidad, que consideran una inversión innecesaria.

Los mejores vídeos