El nuevo Polo presenta problemas en los test de choque

El Club del Automóvil y la Moto de Austria, OEAMTC, ha sometido al nuevo Volkswagen Polo a un examen comparativo con varios coches de su categoría. La prueba consistía en choques frontales y laterales según el estándar de la EuroNCAP. El Polo presenta deficiencias serias, sobre todo en impactos frontales. Los mejor valorados de la categoría fueron el Toyota Yaris y el Opel Corsa.

El nuevo Polo presenta problemas en los test de choque
El nuevo Polo presenta problemas en los test de choque

Recién llegado al mercado, el Polo es una reedición de un coche que ya es clásico en el catálogo de Volkswagen. Como parte de sus tareas habituales, el OEAMTC sometió al nuevo modelo a una comparativa de choque para dictaminar su nivel de seguridad en comparación con los miembros más relevantes de su categoría.

La institución austriaca eligió a Toyota Yaris, Opel Corsa, Fiat Punto, Renault Clio y Peugeot 206 para llevar a cabo la comparación. Yaris y Corsa resultaron los mejores de la clase. Aun así, todos fueron evaluados con cuatro estrellas sobre cinco posibles, con lo que el OEAMTC considera que su nivel es muy satisfactorio. Creen los responsables de la prueba que los coches pequeños son cada vez más seguros y que ya están a la altura de los grandes.

Los cinturones del Polo
Sometido a un impacto frontal a 64 km/h, el Volkswagen Polo actual demostró que no mejora mucho a su antecesor. Sólo logró en este ejercicio 10 de los 16 puntos posibles. La culpa de este mal resultado hay que atribuírsela principalmente a los cinturones de seguridad, que llegaron a desgarrarse por su banda ventral. Esta rotura puede provocar heridas muy serias en el pecho.

Por si fuera poco, caderas y rodillas se lesionan de gravedad al golpearse con muchas zonas afiladas de la columna de dirección y la zona de la llave de contacto.

En el test lateral, un golpe producido por un trineo lanzado contra el coche a 50 km/h, el Polo sí dio la talla y evidenció un significativo avance en su rediseño. Pese a que la cabeza del dummie se giró peligrosamente hacia atrás, las protecciones de la puerta y el montante central, además del airbag lateral, evitaron los daños elevados.

Ante los preocupantes resultados del impacto frontal, Volkswagen se ha comprometido a mejorar los acabados y materiales de la zona de la dirección, además del diseño de los cinturones. También introducirá el airbag de cabeza como elemento de serie. Estas modificaciones estarán listas en mayo y, entonces, el OEAMTC repetirá los exámenes. Esperan que, para entonces, el Polo logre sumar dos puntos más y llegue a los 28 puntos totales.

Corsa y Yaris, los mejores
A ese nivel de 28 puntos han llegado ya el Opel Corsa y el Toyota Yaris. Y eso que el coche japonés no cuenta con airbags laterales de serie.

Pese a esta carencia, el diseño del Toyota se mostró de lo más eficaz a la hora de proteger a los ocupantes. En los tests de impacto lateral llegó a la puntuación más alta, 16 puntos. Pese a la falta de bolsas de aire en esa zona, las cabezas de los dummies no se inmutaron gracias al buen acolchado de puertas y montantes.

En el choque frontal, el Yaris también se comporta muy bien. Los daños en cabeza y pecho resultan mínimos. El OEAMTC destaca el óptimo funcionamiento de los airbags delanteros, así como de los cinturones de seguridad.

Por su parte, el Opel Corsa, rediseñado en 2000, sorprende a la organización por lo homogéneo de su estructura, que reparte muy bien la energía del choque frontal. De hecho, la zona del conductor sólo absorbe un 40 por ciento de esa fuerza.

Aun así, los daños en el pecho todavía son algo elevados, aunque muy homogéneos, lo que evita problemas graves. Un elemento muy alabado por el OEAMTC es el sistema de desacople de pedales, que limita notablemente los daños en las piernas.

En cuanto a la colisión lateral, el Corsa protege bastante bien y los golpes y heridas en cabeza y pecho son muy moderados. Aun así, y a pesar de que lleva airbag lateral, este apartado es el que peor logrado está en el utilitario alemán.

El furgón de cola
Los demás coches analizados lograron resultados peores, aunque hay que señalar en su descargo que ninguno llevaba airbag lateral.

Incluso con esa carencia, el Fiat Punto se muestra muy seguro en choques por los lados. Logra el máximo de 16 puntos.

El Renault Clio destaca por lo bien acolchadas que están las puertas. Esas protecciones ahorran daños en la zona pélvica y el pecho. En los golpes de frente, las lesiones en el pecho son muy acusadas, lo mismo que las que sufre la pierna izquierda. Lo que más gustó al OEAMTC fue el sistema Isofix de Renault para sillas infantiles, así como las propias sillas que diseña la firma francesa.

El Fabia ha despuntado por su extraordinario comportamiento en caso de impacto frontal, pese a las heridas que se producen en las caderas del conductor por culpa de las zonas duras que hay a su alrededor.
En los alcances laterales, el Skoda responde bien. La cabeza del ocupante sólo roza el montante de la puerta, que está muy bien acolchado. Sin embargo, pelvis y vientre sí se lesionan por culpa de lo poco protegidas que están las puertas.

Un escalón más abajo, con sólo 25 puntos pero también cuatro estrellas, se clasificó el Peugeot 206. En conjunto protege bien, pero las rodillas se golpean mucho contra las zonas duras del salpicadero y, a pesar de los cinturones, el pecho sufre demasiado. En las colisiones laterales la zona más descubierta es la pelvis.