El nuevo plan de carreteras, un hecho

El proyecto final del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) ya se encuentra en el Consejo de Ministros para su próxima aprobación. El programa supondrá una inversión para carreteras de más de 60.000 millones de euros durante los próximos 15 años. Las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP lo han criticado duramente.

Las radiales, infrautilizadas, según el PSOE
Las radiales, infrautilizadas, según el PSOE

Tras más de un año de elaboración y consultas, el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) 2005-2020 se encuentra ya pendiente de aprobación. Ayer mismo, Fomento decidió elevar su proyecto final al Consejo de Ministros para que reciba el definitivo visto bueno a lo largo de las próximas sesiones.La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, acudió ayer a la Comisión General de las Comunidades Autónomas para presentar oficialmente el PEIT, un plan que aseguró ser “el cumplimiento del compromiso electoral que anunció el Gobierno en las pasadas elecciones generales".A modo de introducción, la ministra recordó que la aprobación del texto se produce después de haber abierto un fuerte debate con todas las Autonomías “para poder elaborarlo con total transparencia". El proyecto, aseguró Álvarez, “tiene como base fundamental el fortalecimiento de las conexiones territoriales, racionalizando su desarrollo para alcanzar un sistema integrado de comunicación mallado que cohesione el territorio dotándolo de un equilibrio que ahora no tiene".Para el desarrollo del PEIT se contemplan tres etapas de actuación: la primera irá de 2005 a 2008, cuando se realizarán las actuaciones prioritarias y las iniciativas de aplicación medioambientales; la segunda abarcará los años 2009-2012 y consolidará la tendencia modal, asegurando el mallado del sistema; la tercera etapa llevará hasta 2020 para concluir con todas las actuaciones planificadas.El PEIT tiene previstas unas inversiones de 241.392 millones de euros, de los que 60.635 millones (un 25,12 por ciento) irán a parar a carreteras, sobre todo para la creación de nuevas vías de alta capacidad. El objetivo de Fomento es que el 94 por ciento de la población se encuentre a menos de 30 kilómetros de una autovía o autopista.El planteamiento de Fomento ha sido acogido con duras críticas por parte de los representantes de las Comunidades Autónomas de gobierno del Partido Popular. Estas regiones han llegado a pedir al Ejecutivo central que “de otra vuelta al plan antes de aprobarlo definitivamente, para que se atiendan nuestras alegaciones".Los gobiernos populares aseguran “desconfiar de la realización del PEIT", así como de saber de qué “es de los que estamos hablando". El portavoz de Fomento del PP en la Cámara Alta, Juan José Ortiz, ha ido incluso más lejos, calificando el PEIT de “incongruente, débil y contradictorio" y afirmando que supone “un riesgo para la vertebración de España y el futuro de las inversiones".