El nuevo Mini, a revisión

BMW revisará el nuevo Mini. Un fallo en un cable puede causar una pequeña chispa cuando se inserta la manguera de gasolina en el depósito, con el riesgo de que prenda el combustible y produzca una explosión.

El nuevo Mini, a revisión
El nuevo Mini, a revisión

El Mini salió a la venta el pasado 7 de julio en Gran Bretaña y apenas dos meses después BMW debe revisar las cerca de 500 unidades comercializadas durante dicho tiempo en este mercado. El problema - un fallo en el remache de anclaje de un cable de descarga electrostática - puede provocar una explosión del motor cuando se inserta la manguera de gasolina en el depósito de combustible.

El fabricante alemán asegura que no se ha producido ningún caso, pero que, al detectar que la pintura especial que rodea el cuello de la boca del depósito se desgastaba muy rápidamente, decidieron investigar qué ocurría.

Según BMW, la planta que monta el nuevo Mini, la inglesa fábrica de Cowley, modificará el resto de unidades que aún debían entregarse a los concesionarios, por lo que el fallo sólo afecta a las primeras unidades entregadas en Reino Unido e Irlanda.

Se espera que su comercialización en España comience en estas dos primeras semanas de septiembre, pero, como declara BMW Ibérica, los nuevos modelos habrán subsanado el fallo.

La resurreción del Mini, uno de los modelos más emblemáticos de los años sesenta, era uno de los acontecimientos más esperados en el mercado automovilístico. Antes de su lanzamiento, BMW ya había recibido cerca de 3.000 encargos.

Durante este año, la fábrica de Cowley montará 30.000 unidades, un número que se ampliará hasta los 100.000 en el próximo año, cuando el modelo comience a venderse en Japón y Estados Unidos. Si quieres saber más del nuevo Mini, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje .