El nuevo Clase E afectará a los beneficios de Mercedes

Los beneficios de Mercedes podrían verse afectados por el incremento de los costes y el descenso de las ventas provocados por la introducción de nuevos modelos.

La introducción del nuevo Clase E de Mercedes está suponiendo un gran sacrificio para la marca de la estrella. Las ventas de este modelo han descendido un 24 por ciento en el mes de enero, ya que los potenciales clientes están a la espera de la nueva generación. Esto es importante teniendo en cuenta que el Clase E supone el 20 por ciento de las ventas de la marca germana y el 60 por ciento de los beneficios de la misma.

Al descenso de los ingresos, hay que sumarle el coste que tiene la introducción de una nueva generación tanto en materia de ingeniería como de desarrollo de producto. Esto ha provocado que Mercedes haya rebajado su objetivo de ganancias para este año de los 6.500 millones de euros (1,08 billones de pesetas) a los 2.300 millones de euros (382.688 millones de pesetas).

La marca alemana también está manteniendo una cruenta lucha contra BMW. Esta última sacó al mercado el año pasado la nueva generación de su Serie 7, un rival directo de la Clase S de Mercedes.

DaimlerChrysler, que el año anterior no ofreció beneficios a causa de los malos resultados de Chrysler y Freightliner, podría verse afectado en sus ganancias en este 2002 por culpa de Mercedes, ya que Chrysler, según fuentes de la propia DaimlerChrysler, va a lograr beneficios para finales de este año.