El litro de gasolina sube un céntimo en Madrid

A partir de mañana y en plena "operación salida", el consumidor madrileño pagará un céntimo más por cada litro de carburante que quiera repostar. Usuarios, petroleras y empresarios de las estaciones de servicio han criticado duramente una medida con la que el Gobierno regional espera recaudar 209 millones de euros para financiar la sanidad.

El litro de gasolina sube un céntimo en Madrid
El litro de gasolina sube un céntimo en Madrid

Esta noche, a partir de las doce, el litro de gasolina y de gasóleo costará un céntimo más en la Comunidad de Madrid, ya que entra en vigor la nueva tasa sobre los hidrocarburos. El Gobierno regional espera poder recaudar, a través de este impuesto, 209 millones de euros (unos 35.000 millones de pesetas).

La subida de precio también afectará a los gasóleos especiales y la calefacción, que aumentarán 0,02 céntimos por litro. Además, el gravamen se incrementará progresivamente en los años 2003 y 2004, hasta alcanzar los 2,4 céntimos de euro para los combustibles de automoción y los 0,06 céntimos para los gasóleos especiales y la calefacción.

Las petroleras han avisado ya de que el "céntimo sanitario" recaerá directamente en el usuario. Alejandro Moratilla -vicepresidente de la Asociación de Empresarios de las Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid- ha asegurado que "tendrán que ser los consumidores los que soporten la nueva tasa, porque los empresarios no podemos hacernos cargo de algo que supondría el 20 por ciento de nuestros ingresos".

Desde la Consejería de Sanidad se afirma, no obstante, que las distintas estaciones de servicio tienen fijados precios diferentes para el mismo tipo de carburante. Según el organismo, esto es un claro ejemplo del margen suficiente de beneficio que tienen las gasolineras, lo que les permitiría soportar sin dificultades el nuevo impuesto.

La medida adoptada por la Comunidad de Madrid fue aprobada por la Asamblea regional el pasado 24 de junio. Desde entonces, la polémica ha sido su fiel acompañante, ya que ha contado con la oposición de las principales petroleras y de los empresarios de las estaciones de servicio de Madrid. El Consejo Económico y Social también se ha sumado a las críticas, a través de la publicación de un informe desfavorable.

Las gasolineras han anunciado que entrarán en pérdidas con el nuevo gravamen sobre el carburante, puesto que los transportistas repostarán antes de introducirse en la región. En sólo una semana, la "ley antibotellón" y la tasa sobre los hidrocarburos han significado un duro golpe para los intereses económicos del sector.