El Jaguar F-type, en peligro

El Jaguar F-type, un espectacular roadster, podría quedarse en agua de borrajas y no ser más que una bella ilusión. Jaguar se plantea seriamente la rentabilidad del modelo y, si no logra reducir sus costes de producción, podría cancelar su entrada en las cadenas de montaje.

La crisis del sector no deja el cuerpo para fiestas a las grandes compañías. Ford, propietaria de Jaguar, ha torcido el gesto ante los elevados costes de producción que se calculan para el F-type, el seductor biplaza que presentó la compañía británica en

Untitled Document

Detroit hace ya más de un año.

Oficialmente, Jaguar nunca anunció que fabricaría en serie el F-type, pero la buena aceptación que tuvo el concept-car en el salón norteamericano hizo pensar a todo el mundo que pasaría a producción. Ahora, ya no es tan seguro.

Con Ford en plena guerra por reducir costes, la fabricación del F-type se antoja desproporcionada en gastos a los directivos americanos. "Estamos desesperados por hacerlo, pero no es algo que esté arreglado de antemano", dice Mike Beasley, responsable de Jaguar.

Por su parte, el presidente de Ford, William Ford Jr, ha exigido que todas las líneas de producto de la compañía deben ser rentables por sí mismas, con lo que un coche casi artesanal como el F-type tendría muchos problemas para lograr este objetivo.

El problema del coche, al parecer, está en el aluminio. El diseño cuenta con bastidor y carrocería de este metal, con lo que puede ser rapidísimo por lo ligero, pero muy caro. La alternativa es fabricar con acero, pero entonces hace falta un motor más potente y, por ende, más caro, con lo que no hay abaratamiento de costes.
"Queremos utilizar el aluminio en grandes paneles, pero en otras áreas del coche necesitamos el acero para reducir el gasto", dice Beasley.

Otro problema surge a la hora de decidir qué tipo de interior debe llevar el coche. En origen, se concibió como un deportivo muy espartano y básico, pero, después, los directivos pensaron que un Jaguar no puede olvidar el lujo y debería ofrecer, al menos como opción, asientos de cuero, equipo de audio de vanguardia y otros "gadgets" electrónicos. Lógicamente, producir todos estos elementos también es caro.

A expensas de cómo se puede abaratar la producción, el bello F-type espera paciente su sentencia. Si es absolutoria y se le permite vivir, entrará en las cadenas de montaje dentro de un año y se venderá en 2004 o a principios de 2005.

Los amantes de Jaguar se sorprendieron con el F-type en Detroit. Se trata de un elegante deportivo que hereda el espíritu y la línea del legendario E-type, un roadster que dejó de fabricarse en 1974. Las dimensiones del F-type son muy ajustadas: 4,12 metros de longitud y 1,73 de anchura y su peso ronda los 1.400 kilogramos. En cuanto a su motorización, el propulsor con más posibilidades de ser montado es un V6 de 3 litros que ofrece 240 CV de potencia. Existirá también una versión sobrealimentada con compresor de 300 CV.
"Tiene que ser suficientemente lujoso como para ser el moderno E-Type, pero tiene que ser competitivo...", explica un atribulado Mike Beasley.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.