El impuesto de matriculación podría subir

La patronal de concesionarios (Faconauto) teme que los cambios económicos que prevé el Estatuto de Cataluña, en lo que a financiación se refiere, repercutan negativamente en el impuesto de matriculación. Según Faconauto, este gravamen podría subir.

Faconauto teme que la cesión desde la Administración central a la catalana del 50 por ciento del IRPF que prevé el nuevo Estatuto de Cataluña repercuta negativamente en el impuesto de matriculación haciéndolo subir. Según Faconauto, en palabras de su presidente, Antonio Romero-Haupold, el Estado va a perder un 15 por ciento de sus actuales ingresos y como el “impuesto de matriculación es el más fácil de incrementar" se repercuta en este gravamen. Por experiencia, desde la patronal de concesionarios, se sabe que, “cada vez que hay un cambio en el sistema de tributación, suben los impuestos indirectos".

Lo cierto es que este gravamen se recauda desde cada comunidad autónoma y éstas están autorizadas a variarlo, siempre entre unos márgenes del total de precio del vehículo de hasta un 15 por ciento. En la actualidad, el rango se encuentra en nuestro país entre el 7 y el 12 por ciento atendiendo a la cilindrada del vehículo y al tipo de combustible que utiliza. Faconauto teme que se incremente hasta el 15 por ciento, lo que supondría un descenso en las ventas.

La patronal de concesionarios asegura que, por cada punto de incremento de este gravamen, se venden un 4 por ciento menos de coches. Pero no sólo el Estatuto de Cataluña va a repercutir negativamente en las ventas, según las teorías de los concesionarios, si no también el Plan Prever, cuya vigencia acaba este mismo año.