El Ibiza se hace mayor

¿Quién no conoce a alguien que haya tenido o tenga un Ibiza? El utilitario de Seat es uno de los automóviles más populares de nuestro país y, en estos días, está de enhorabuena, ya que cumple años, exactamente veinte.

El Ibiza se hace mayor
El Ibiza se hace mayor

En el mes de septiembre de 1984, en pleno Salón de París, se presentaba al público la primera generación del Ibiza. Este coche, de gama media, sustituyó a otro clásico de la marca española, el 127, que, con 11 años de vida, pedía a gritos una renovación.Desde el principio, el Ibiza tuvo una gran aceptación entre el público y la prensa especializada. Además, con los perceptivos lavados de cara y tras varias renovaciones, sigue siendo uno de los modelos más populares de nuestro país. De hecho, es en la actualidad el coche más vendido de la historia en España con más de 1.100.000 unidades comercializadas.Y es que el Ibiza ha sido el primer coche de miles de españoles. Es sinónimo de automóvil accesible por precio, imagen fresca y mecánica fiable. El Ibiza también fue el primer modelo creado totalmente por Seat, que, en esa época, iniciaba una nueva andadura en solitario, tras el fin de las relaciones con Fiat. La compañía transalpina, años atrás, había ayudado al nacimiento de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo, más popularmente conocida como Seat. De esta manera, el nuevo utilitario de la marca suponía algo más que un coche convencional; se trataba de un símbolo, de un emblema: se podían hacer las cosas bien en solitario o casi (no hay que olvidar que, en esos años, Volkswagen ya tenía acuerdos de colaboración con la automovilística española). El esfuerzo económico fue grande, ya que también hubo que crear una red comercial fuera de nuestras fronteras.Se encargó el diseño del Ibiza a Giorgetto Giugiaro y se contó con motores System Porsche. Según cuentan las malas lenguas, se trataba de un proyecto del italiano para el Golf II que la marca alemana rechazó, Seat lo retomó, con el consiguiente ahorro de costes, y continuó trabajando con él hasta crear el Ibiza. El primer modelo salió de la antigua fábrica de Seat en la Zona Franca (Barcelona) el 27 de abril de 1984; meses después, como decíamos, llegó su debut ante los focos. Fue en París durante el Salón del Automóvil que se celebraba en la capital francesa. Esta primera generación medía 3,63 metros, convirtiéndose en uno de los vehículos más grandes de la categoría, y contaba con tres motorizaciones: un 1.2 de 63 CV, un 1.5 de 85 y un Diesel de 1,7 litros y 55 CV. Posteriormente, llegaron el Ibiza Junior, con motor de 903 cm3 y 44 CV, y un 1.5 alimentado por inyección electrónica que ofrecía 100 CV y dotaba de la máxima deportividad al modelo.El Ibiza poseía un aspecto más robusto y, a la vez, era más confortable que su predecesor, el 127, aunque los usuarios se quejaban de la pobreza de sus materiales y de su falta de fiabilidad, algo que se subsanaría paulatinamente con la entrada en los procesos de fabricación de Volkswagen.

Los mejores vídeos