El grupo Kirch se apodera de la Fórmula 1

Ayer vencía el plazo que las compañías de televisión alemanas Kirch y EM.TV tenían para ampliar su control sobre SLEC, el holding que explota la Fórmula 1. Y, pese a la oposición de marcas, pilotos y FIA, lo hicieron. Desde la medianoche de hoy, la empresa instrumental Speed controla el 75 por ciento de la Fórmula 1.

El grupo Kirch se apodera de la Fórmula 1
El grupo Kirch se apodera de la Fórmula 1

Speed es, en realidad, la herramienta de trabajo de EM.TV y Kirch. Este último, pese a sus deudas, ha comprado un 16,74 por ciento de EM.TV y un 49 por ciento de los derechos que esa cadena tenía en la

Untitled Document

Fórmula 1 , con lo que, en la práctica, Kirch maneja SLEC, el holding de Bernie Ecclestone, que posee los derechos de la competición.

Ecclestone, un multimillonario inglés de 70 años, lucha para extender el contrato de SLEC hasta el año 2.100, y no se sabe cómo reaccionará tras la toma de control ejercida por Kirch.
La otra gran incógnita es saber qué pasará con las retransmisiones televisivas. Kirch ha generado una gran polémica en Alemania al hacerse con los derechos del Mundial de fútbol de 2002 y asegurar que sólo se retransmitirá en pago por visión.
Los integrantes de la Fórmula 1 temen ahora que condene al campeonato a ser emitido sólo por su canal de pago Premiere World.

Las marcas y sus patrocinadores, que confían en el impacto mediático de la Fórmula 1, han reaccionado con espanto ante esta posibilidad. ACEA, la Asociación Europea de Constructores de Automóviles, ya ha mostrado su oposición frontal a la posibilidad de restringir las emisiones. "Ferrari nunca lo aceptará", ha dicho Luca di Montezemolo, presidente de la marca campeona del mundo de Fórmula 1.
En la misma línea, Paolo Cantarella, presidente de ACEA, asegura que la competición debe continuar dirigiéndose a la más amplia platea de espectadores en el mundo. "El acuerdo marco es explícito: los grandes premios deben retransmitirse en abierto a todo el mundo", sentencia Cantarella.
El ejecutivo italiano se refiere a los acuerdos firmados entre la FIA, las marcas y SLEC. El pacto que han firmado el holding de Ecclestone y las escuderías caduca en 2007 y no establece cláusulas de renovación a no ser que todos los equipos estén de acuerdo. "Sin ese trato en vigor, SLEC no podría gestionar la competición", asegura.

Lo que trata de dar a entender Cantarella es una amenaza velada. Las grandes marcas podrían abandonar la disciplina de la Fórmula 1 y crear una competición paralela o buscar cobijo en otros campeonatos. Este rumor ha ganado fuerza en los últimos días y se asegura que Mercedes, Ferrari, Renault, BMW y Ford podrían separarse de la F1 y organizar otro negocio paralelo. Incluso se ha dicho que cuentan con Ecclestone para dirigirlo.

Desde Kirch han asegurado que Alemania tendrá la F1 en abierto, pero no han dicho nada del resto del mundo. Toda la competición aguarda ahora noticias sobre cuál va a ser su futuro a medio plazo.

Preparados, listos...
A corto plazo, lo que importa de verdad es el campeonato que está a punto de empezar en Australia. Ayer, con la presentación de Arrows en Melbourne (en la foto), quedó completa la parrilla de salida y sólo falta que los semáforos den paso.

El equipo inglés, que prescindió por sorpresa de Pedro de la Rosa, se presenta con Jos Verstappen y Enrique Bernoldi como pilotos principales.

El coche, el A22, se ha evolucionado sobre la base del que utilizaron el año pasado. Han cambiado los motores Supertec por otros de Asiatech, los que utilizaba Prost en 2000. En teoría no son máquinas muy fiables y, por si fuera poco, tienen la difícil misión de superar a los Supertec en velocidad y fiabilidad.
Para Tom Walkinshaw, patrón de Arrows, este año será mejor que el pasado, al que calificó de "bueno".

El exterior del coche no ha variado tanto como en otras escuderías, pues el Arrows, sino que se ha trabajado con lo que había y se han adaptado a las nuevas normas aerodinámicas.
El patrocinador principal, tras la salida de Repsol, sigue siendo Orange, acompañado de Chello, y los colores negro y naranja se mantienen sobre la carrocería del A22.

Para saber más sobre la nueva temporada de Fórmula 1, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje especial. .
Los mejores vídeos