El Gobierno suaviza su postura respecto a la velocidad

Puede que no sea necesario rebajar los límites de velocidad establecidos: el Gobierno se ha marcado, como prioridad, hacer cumplir los máximos existentes. Al menos, así lo afirma el secretario general para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático.

¿El Gran Hermano en nuestro coche?
¿El Gran Hermano en nuestro coche?

“De momento, la prioridad del Gobierno es asegurar que los límites de velocidad actuales se cumplan". Con estas palabras, Arturo González Aizpiri, secretario general para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, daba por zanjada la polémica que han suscitado estos días las propuestas contenidas en el Plan Nacional de Asignación de Emisiones. Este proyecto recibirá hoy, previsiblemente, la aprobación del Consejo de Ministros. Entre estas medidas se encuentra una posible reducción de la velocidad en las carreteras, lo que ha provocado la agitación entre los afectados por la sugerencia. Asociaciones de automovilistas, aseguradoras e, incluso, agrupaciones ecologistas, han aportado su opinión sobre el tema. Sin embargo, el debate podría haber sido estéril: el objetivo de la Administración es el ahorro de energía y el aumento de la seguridad en las vías, con el fin de rebajar la cifra de accidentes. Para alcanzar su propósito, el Ejecutivo se centrará, de momento, en hacer disminuir la velocidad efectiva, pues “todos sabemos que, en España, los límites no se respetan", ha asegurado Aizpiri, según recoge el periódico “ABC".Medidas como el carné por puntos contribuirán a que se alcance este objetivo: “Empezaremos por iniciativas que ayuden a que los conductores no sobrepasen los máximos vigentes. Cualquier otra propuesta adicional será consensuada", ha explicado el secretario general para la prevención de la Contaminación y del Cambio Climático.En el mismo sentido se ha pronunciado Pere Navarro, máximo responsable de la Dirección General de Tráfico, quien considera que la intención del Gobierno respecto a las carreteras es hacer cumplir los límites establecidos, especialmente cuando “la velocidad media que se registra ronda los 140 km/h. Se trata de una prioridad y del primer reto de Tráfico, ya que supone un problema de seguridad vial", ha añadido.Navarro también ha querido referirse al apartado que, en el Plan Nacional de Asignación de Emisiones, hace referencia a la movilidad sostenible en las ciudades. “Este debate, que afecta al modo de desplazarse, se produce en toda Europa: Londres ha impulsado el peaje, hay incentivos fiscales para los vehículos menos contaminantes… Entre nuestras medidas se encuentra la potenciación del transporte público o la peatonalización de ciertas zonas urbanas, en las que los coches no podrán superar los 30 km/h", ha añadido.Navarro se ha mostrado convencido de que la controversia sobre la movilidad y sus efectos en el medio ambiente es “interesante, oportuna y pedagógica", aunque afecta, fundamentalmente, a las ciudades, pues la contaminación es un problema inherente a las mismas. “El coche ha sido el gran protagonista del siglo XX. Ahora, hay que buscar alternativas para hacerlo más sostenible y reducir su uso a lo imprescindible. Esto es lo que llamamos el empleo razonable del automóvil". Aunque, desde un primer momento, el Ministerio de Medio Ambiente aseguró que, si se rebajaba la velocidad, se haría correctamente (es decir, la medida sería desarrollada por Fomento, Interior y la DGT), son muchos los que han querido ver diferencias en el Gobierno. Aizpiri ha negado cualquier disensión, asegurando que se trata de “una propuesta conjunta que será aprobada desde el conjunto de la Administración, no por Medio Ambiente".

Asimismo, ha indicado que los planes no sirven de nada si los ciudadanos no toman conciencia de que es necesario un empleo más racional del vehículo. “Si no hay responsabilidad, no se cumplirá con el Protocolo de Kioto ni se alcanzará el pretendido ahorro de energía. El Ejecutivo pretende incrementar la “utilización del transporte público", ya que España es el país europeo en el que más se utiliza el vehículo privado para recorrer distancias cortas, ha declarado.

Los límites de velocidad podrían rebajarse.
Cuando el debate parecía centrarse en si los límites de velocidad en las autopistas deberían aumentarse hasta los 140 km/h, el Gobierno se desmarca de esta tendencia, anunciando que los máximos podrían rebajarse. Descubre todas las claves de la propuesta.