El Gobierno italiano tiende una mano a Fiat

Tras las promesas de socorrer a Fiat realizadas por Berlusconi, la marca se topó con las restricciones a las ayudas que se le pueden otorgar al fabricante (la Unión Europea no permite subvenciones a empresas privadas). Sin embargo, parece que la firma ha encontrado una pequeña vía de escape acogiéndose al plan de incentivos para la compra de automóviles "ecológicos" lanzado el viernes por el Gobierno italiano.

La situación de Fiat es cada vez más delicada, por lo que el constructor se ha embarcado en una serie de medidas con las que tratará de impulsar sus debilitadas ventas, que han caído un 31 por ciento en Italia durante el mes de junio.

Así, además de rebajar sus precios y ofrecer créditos libres de intereses, la marca ha anunciado que aquellos conductores que compren un vehículo para sustituir un modelo que funcione con gasolina súper con plomo se beneficiarán de una financiación -sin costes añadidos- de 12.000 euros (2 millones de pesetas). Asimismo, ofrecerá descuentos que irán desde los 690 euros (114.000 pesetas) en el Fiat Seicento hasta los 1.476 (245.000 pesetas) en el Stilo.

A pesar de que la marca aseguró en mayo que reduciría las rebajas en sus precios para que su división automovilística volviera a dar beneficios, el anuncio realizado el viernes por el Gobierno italiano (que estableció que los compradores de coches "respetuosos con el medio ambiente" pequeños y de tamaño medio no deberán pagar el impuesto de circulación en los tres primeros años) ha supuesto una pequeña válvula de escape para la firma, que ahora puede sumar sus ofertas a los incentivos gubernamentales en la adquisición de un automóvil.

Por otra parte, la Administración también ha comenzado a preocuparse por la posibilidad de que Fiat venda su rama automovilística a General Motors, una solución que fue admitida por el propio Paolo Fresco, presidente de la compañía.

Antonio Marzano, ministro de Industria italiano, ha sido el encargado de tranquilizar a la opinión pública: "La marca me ha asegurado que no pretende vender su división de coches a empresas extranjeras", ha declarado.