El Gobierno galo amplía el plazo para poder vender vehículos de más de 5 años

El Gobierno galo ha ampliado en un año, hasta finales de 2002, el plazo para que se puedan vender sin restricciones los vehículos matriculados antes de 1997, susceptibles de llevar piezas con amianto.

Un polémico decreto, aprobado en diciembre de 1996, establecía que a partir del próximo 1 de enero los vehículos matriculados antes de 1997 no podrían ser vendidos sin que previamente se hubiera comprobado que no contenían amianto, una sustancia que se considera cancerígena.

La ministra de Empleo y Solidaridad, Elisabeth Gigou, se ha mostrado satisfecha con la decisión tomada por el Ejecutivo francés, que supondrá mayor plazo para "poner en marcha un nuevo dispositivo que tendrá en cuenta la peligrosidad de los vehículos afectados y permitirá integrar distinciones entre los elementos los vehículos que contienen amianto".

Para verificar la cantidad de amianto que se encuentra en los vehículos se realizará "un peritaje independiente que establecerá los riesgos respectivos". Con eso se tratará de erradicar la peligrosidad de este elemento.

Las empresas del sector automovilístico, que han de realizar un gran desembolso monetario con el fin de revisar todos los vehículos matriculados antes de 1997, se han mostrado a favor de recibir una ayuda pública para que los propietarios puedan cambiar las piezas con riesgo.