El Gobierno alemán aprueba medidas para promocionar los vehículos eléctricos

El Gobierno de la canciller Angela Merkel aprobó hoy un paquete de medidas para la promoción de los vehículos eléctricos con el objetivo de que en 2020 circulen por las carreteras germanas mas de un millón de unidades.

La iniciativa incluye ayudas millonarias para el desarrollo tecnológico, desgravaciones fiscales para los compradores de ese tipo de automóviles y privilegios extraordinarios para los vehículos eléctricos como aparcamientos y carriles de circulación exclusivos, así como la creación hasta 2014 de una red de 7.000 puntos de carga eléctrica.

En el plano fiscal, la iniciativa del Gobierno contempla aumentar de cinco hasta diez años el periodo de total exención del pago del impuesto de circulación para los vehículos eléctricos.

El Gobierno federal se compromete además a que a partir de 2013 su propio parque móvil cuente al menos con un 10 por ciento de nuevos vehículos adquiridos o alquilados con emisiones inferiores a los 50 gramos de CO2.

La decisión se anunció dos días después de la presentación del segundo informe de la Plataforma Nacional para la Electromovilidad (NPE) por la propia canciller, quien pretende 'convertir a Alemania en proveedor de referencia y mercado de referencia de los vehículos eléctricos'.

La canciller reiteró entonces el afán por lograr que en 2020 haya un millón de coches eléctricos en las calles alemanas, casi un 2,4 por ciento del total de vehículos circulando en la actualidad en el país, y crear 30.000 nuevos puestos de trabajo cualificados, preferentemente en Alemania.

El programa del NPE prevé una década de estrecha colaboración entre el Gobierno y la industria del automóvil dividida en tres fases: preparación del mercado (2011-13), ejecución del mercado (2014-2016) y mercados de masas (2017-2020).

A partir de ese último año, con Alemania convertida en referente de este nuevo segmento tanto en la parte de la oferta como de la demanda, se desactivarían las ayudas estatales, indica el plan trazado por el NPE.

No obstante, las partes implicadas han acordado mantener contactos y reunirse de forma anual para estudiar eventualidades y actualizar el programa de promoción de los vehículos eléctricos.

El paquete de medidas políticas y económicas iniciales tiene un valor de unos 4.000 millones de euros y supone doblar el presupuesto de Investigación y Desarrollo (I D) para este campo, hasta los 1.000 millones de euros.