"El futuro de Renault está garantizado en España"

El presidente de Fasa Renault confía en superar la caída de ventas de los últimos meses sin tener que hacer grandes cambios. Así, la filial española del grupo francés mantendrá su política laboral.

Juan Antonio Fernández Sevilla, presidente de Fasa Renault, ha afirmado que en España el grupo francés tiene margen de maniobra para afrontar la crisis "antes de acudir a un expediente de regulación de empleo".
"Nuestras previsiones se mantienen en la máxima capacidad productiva y variaciones del 2 ó 3 por ciento a la baja no van a hacernos variar nuestra política laboral de los tres turnos", precisó.
Según afirmó, el futuro de Renault en nuestro país está garantizado para los próximos ocho o nueve años ya que los sustitutos del Clio y del Megane se producirán en las plantas de Valladolid y Palencia.
Fernández Sevilla se mostró muy optimista por la evolución del mercado español y se declaró "absolutamente convencido de que este año se saldará con 1,4 millones de turismos matriculados".
Las inversiones de Fasa-Renault para el 2001 se situarán "holgadamente por encima de los 50.000 millones de pesetas", una cantidad superior en casi un 20 por ciento a los 42.000 millones del año 2000, y que forman parte del programa plurianual por importe total de 140.000 millones de pesetas dirigidos a modernización de instalaciones y renovación de producto.
En este sentido, Fernández quitó hierro a los datos cosechados en diciembre, cuando perdieron una cuota de mercado del 21 por ciento. Según explicó, este retroceso se debió a la subida del precio de los carburantes y de los tipos de interés y descartó que el paro de los transportistas haya influido en esta caída ya que había "stocks" suficientes.
Fernández subrayó que "las declaraciones de la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, que se han cargado 20.000 coches" han sido más perjudiciales que la huelga de los "portacoches".

Los mejores vídeos