El fiscal pide 14 años de prisión para una mujer acusada de robar usando la técnica del 'beso del sueño'

El Juzgado de lo Penal número dos de Albacete sentará en el banquillo el próximo miércoles, a una mujer, M.T., de nacionalidad rumana, acusada de robar a cuatro hombres en los años 2009 y 2010, usando la técnica del 'beso del sueño'.

Esta mujer, en prisión provisional desde el 30 de octubre del pasado año, se enfrenta a dos juicios en el mismo día y se le imputan cuatro presuntos delitos de robo con violencia y cuatro faltas de lesiones, por los que el Ministerio Fiscal pide en los escritos de acusación, a los que ha tenido acceso Europa Press, una pena de 14 años de privación de libertad, además del abono de una serie de indemnizaciones a las víctimas.

El primero de los hechos por los que se le acusa tuvo lugar el día 5 de junio de 2009, cuando M.T. contactó con M.L.G., y tras visitar diversos establecimientos de hostelería de la capital y bajo el ofrecimiento de mantener relaciones sexuales que le hizo la acusada, se dirigieron al automóvil propiedad de la víctima y fueron a un descampado, donde M.T. ofreció al hombre una cerveza y una pastilla que contenía benzodiacepina.

A los pocos minutos de que M.L.G. ingiriera la pastilla, 'perdió la conciencia, aprovechando la acusada tal circunstancia para sustraerle 450 euros en metálico y un sello de oro'.

El segundo de los hechos tuvo lugar el 20 de junio de 2010. La acusada entabló conversación con P.S.S. y tras tomarse una cerveza con éste, se fueron a su domicilio, donde M.T. 'vertió una dosis de benzodiacepina en una copa de licor que ingirió P.S.S. provocando en éste un estado de inconsciencia'.

La acusada robó a P.S.S. un total de 2.625 euros en metálico y diversos enseres y joyas, además del reloj, la esclava y la cadena que la víctima llevaba puesta.

El segundo escrito de acusación detalla otros dos hechos en los que M.T. actuó de forma parecida para robar a otros dos hombres. El primero tuvo lugar el 16 de octubre de 2010, cuando la acusada, tras pasar una noche de copas con M.G.F y unos amigos, acudió con éste a tomarse un café a un local de la capital. M.T. aprovechó un momento que el hombre se fue al baño para echarle en su bebida un líquido que contenía diazepam.

Tras marcharse de la cafetería, M.G.F. empezó a sentirse mal y perdió el conocimiento, momento que la acusada aprovechó para sustraerle el teléfono móvil y 1.500 euros en metálico.

Al día siguiente, 17 de octubre, M.T. volvió a actuar, esta vez en otra cafetería, en la que estuvo tomando varias consumiciones con F.R.P., al que acompañó a su casa con la excusa de tomar un café. Una vez en la casa, M.T. aprovechó un descuido de la víctima y puso en la bebida un líquido que contenía diazepam.

F.R.P. perdió el conocimiento y, en ese momento, la acusada le robó '750 euros, dos bolsos, cuatro pulseras de oro, un teléfono móvil, unos frascos de perfume y algo de ropa, además de un sobre que tenía guardado en un cajón de la mesita que contenía 10.000 euros'.