El euro, al volante, peligro constante

No todo son ventajas con la llegada del euro. Ya se ha detectado que puede ser peligroso, sobre todo para los conductores, al menos durante los primeros meses, los de convivencia de peseta y euro. Un estudio señala que realizar mentalmente la conversión de una a otra moneda incrementa de forma notable el riesgo de colisión a la hora de conducir.

Conducir y calcular el valor en euros de x pesetas o el valor en pesetas de x euros supone un esfuerzo mental considerable que puede provocarnos distracciones si nos encontramos al volante, lo que incrementa el riesgo de sufrir accidentes.

Ésta es una de las conclusiones principales de un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Complutense junto con la Dirección General de Tráfico. Según esta investigación, mientras se realiza la conversión mental euros-pesetas la pupila del ojo se dilata de forma considerable, lo que indica un "esfuerzo mental añadido a la conducción ordinaria".

Otro de los síntomas es una fuerte concentración de la mirada en el centro del campo visual, lo que provoca también una disminución "notable" de la atención a los retrovisores y al velocímetro. Además, se anula el control sobre la velocidad del vehículo y decrece la capacidad para detectar luces que se encienden y apagan.

El estudio se ha realizado tomando como muestra a 36 conductores en situación de tráfico real y con un vehículo especialmente preparado para registrar variables de la conducción y de los patrones de la mirada del conductor. En todos los casos se proporcionó a los conductores la regla de que 6 euros son 1.000 pesetas.