El efecto perverso de buscar un gasóleo profesional

Buscar una armonización europea de los precios del gasóleo profesional puede llevar a perjuicios para los transportistas de nuestro país, según el ministro español de Fomento.

El Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, ha advertido del efecto perverso que puede implicar la demanda de un gasóleo profesional en España en combinación con la búsqueda de una armonización europea de impuestos sobre carburos. Para el titular de Fomento, la fiscalidad española sobre carburos ha hecho que tradicionalmente nuestro país disponga de unos precios más bajos en los carburantes. Por ello, si se pide una armonización con el resto de la Unión Europea, los precios podrían incrementarse para adecuarse a los que están vigentes en el resto del territorio.

Esta fiscalidad, por tanto, unida a la petición de un gasóleo profesional, es incompatible, porque se podría incrementar y no reducir el precio de los combustibles, algo que claramente perjudicaría a los transportistas.

En definitiva, lo que quiere el ministro, según sus propias palabras, es buscar el equilibrio de manera que "todo el mundo pierda un poco y gane un poco".

El principal partido de la oposición, el PSOE, se ha reunido con los representantes de los gasolineros españoles, que se oponen a la subida de los impuestos sobre hidrocarburos. Dicho aumento es resultado de la puesta en marcha del gravamen para recaudar dinero destinado a la Sanidad en las comunidades autónomas con esta competencia. Durante el encuentro se pusieron de manifiesto los riesgos económicos y financieros que puede conllevar este impuesto para los empresarios de estaciones de servicio.

Por otra parte, la petrolera Cepsa ha anunciado un beneficio neto de 110.800 millones de pesetas en este año y seguir incrementando dicho beneficio en un 11 por ciento anualmente en los próximos cinco años. De esta forma, en 2006 su beneficio llegaría a los 165.250 millones de pesetas.