El debate electoral acaba en un combate a siete donde todos dicen ganar

Representantes de todos los partidos defienden su actuación y se muestran satisfechos

El debate electoral de TV3 entre las siete formaciones con representación en el Parlament se ha convertido en una suerte de combate a siete en el que, al final, y según las impresiones que unos y otros han mostrado al acabar, todos ganan.

Uno tras otro, los siete candidatos en liza han defendido en privado al término del debate su buena actuación en la noche, aunque han reconocido las dificultades para encarar un enfrentamiento con tantos contendientes dispuestos a golpearse.

Así, en medio de los constantes careos, ha habido quien ha preferido resguardarse en un segundo plano y ver los golpes desde la barrera --opción elegida a ratos por Artur Mas, Pere Navarro y Oriol Junqueras--, y ha habido quien no ha dudado en entrar al barro a la mínima ocasión para hurgar en todos y cada uno de los temas.

El más beligerante de todos ellos --seguido de cerca por Albert Rivera-- ha sido el candidato Alfons López Tena, que ya anticipaba su disposición a no rehuir ningún golpe cuando ha llegado a los estudios de TV3 equipado con un casco, en el asiento trasero de una moto pequeña conducida por el también diputado Uriel Bertran.

Los duelos se han sucedido con diferentes protagonistas a lo largo de las dos horas del debate, y han enfrentado a Alicia Sánchez-Camacho con Pere Navarro, a Albert Rivera con la dirigente popular y con el líder socialista, a López Tena con todos, y a todos con Artur Mas.

También el moderador del debate, Ramon Pellicer, ha tenido sus pequeñas desavenencias con algunos de los candidatos, a los que ha tenido que pedir reiteradamente que se ajustasen a su tiempo y no enseñasen papeles a la cámara porque no se veían.

Sin embargo, antes y después de la contienda ha imperado el 'fair play', y todos los candidatos han intercambiado comentarios y chanzas con independencia del color político de cada uno, sobre su posicionamiento ante el futuro de Catalunya y sus ideas de izquierda o derecha.

Así, Joan Herrera y el presidente Artur Mas --que han protagonizado algunos de los duelos de la noche-- han intercambiado confidencias amistosas al finalizar el debate respecto al rol del ecosocialista a la vanguardia de la oposición.

Mas también se ha mostrado afable con Oriol Junqueras, al que ha felicitado por el nacimiento de su hijo Lluc --un niño muy despierto, pues, según el dirigente republicano, por las noches ya le echa una mano con la campaña--.

También Camacho --la primera en llegar a la televisión pública catalana y la última en partir-- ha tenido carantoñas con Junqueras, al que ha deseado suerte en la pugna que ambos mantienen junto al PSC por convertirse en segunda fuerza.

'TRENDING TOPIC'

Al finalizar la emisión del debate, Ramon Pellicer ha informado de que el programa ha sido 'trending topic' a nivel mundial y que se han hecho más de 16.000 twitts, con un promedio de dos por segundo.

En Barcelona, también se ha colocado como tendencia en Twitter el 'contradebate' que ha organizado la formación extraparlamentaria CUP, que ha hecho una emisión en 'streaming' para dar a conocer sus propuestas; y las etiquetas #éslhoradelaCUP --en castellano, es la hora de la CUP-- y #oCUPemeldebat --ocupemos el debate-- han sido la segunda y la tercera en la capital catalana durante el programa.