El creador de Gran Turismo ve inevitable la transformación del videojuego

El japonés Kazunori Yamauchi, creador de la serie Gran Turismo, el exitoso videojuego de simulación de conducción de PlayStation, no ve una amenaza en la expansión de los juegos para móviles y considera inevitable la transformación de la industria para adaptarla a las plataformas que requiera el usuario.

Yamauchi (Kashiwa, 1967), conocido por la meticulosidad y el hiperrealismo de sus creaciones, está estos días en Barcelona como invitado de la feria Gamelab, donde recibirá esta noche el reconocimiento de honor en la gala de los Premios Nacionales de la Industria del Videojuego, que organiza el certamen.

En un encuentro con los medios de comunicación, el fundador y presidente de Polyphony Digital ha apuntado que, como creadores de software, su estudio tiene que estar preparado para desarrollar juegos para cualquier plataforma.

'Antes el juego estaba limitado a la sala de estar de casa. Pero no hay vuelta atrás y es un proceso inevitable que una videoconsola pueda estar en los nuevos dispositivos móviles', ha remarcado.

En este sentido, recuerda que la industria del videojuego es joven con sus apenas 40 años de vida, y que en ese tiempo se ha ido adaptando a la progresiva innovación que ofrecían las consolas y otras plataformas.

'A medida que aparecen nuevas consolas, nuevas plataformas, el lenguaje de los videojuegos cambia. La evolución debe buscar que el usuario tenga las experiencias más intensas posibles y que perciba cada vez una mayor calidad', señala cuando se le pregunta sobre la incidencia que los videojuegos freemium (gratuitos) para dispositivos móviles puede tener en las grandes compañías.

Cada una de las cinco versiones de Gran Turismo, el juego nacido en 1998, ha ido incorporando por ello más y más detalles para otorgar al jugador una mayor sensación de realidad.

De hecho, el personal de Polyphony Digital pasa mucho tiempo fuera del estudio, grabando en numerosas localizaciones y seleccionando después las piezas que aparecerán en la nueva obra, así como la tecnología más adecuada para conseguir ese ansiado realismo.

'La naturaleza en sí es la que ofrece los mayores atractivos', afirma Yamauchi, quien participó el pasado mayo como piloto real en las 24 horas de Nurburgring, a bordo de un Nissan GT-R (bólido que se puede ver en el recinto del Gamelab).

El diseñador reconoce que, a pesar de los esfuerzos que realiza su equipo para obtener la máxima verosimilitud, es muy difícil trasladar a un videojuego las sensaciones que se tienen al volante de un coche de carreras.

'Una de la mayores diferencias entre el videojuego y la conducción real es que en un coche, al instante siguiente, podrías estar muerto', señala el creador nipón.

Un poco cansado de que los periodistas siempre le pregunten si tiene en mente algún proyecto fuera del ámbito de los simuladores de conducción, Yamauchi contesta sonriendo que, de momento, seguirá haciendo 'carreras de coches'.

En cuanto al premio que va a recibir esta noche en Barcelona, el creador de la exitosa franquicia -que le ha llevado a ser contratado como asesor de marcas automovilísticas como Wolskwagen- asegura que supone un verdadero honor tras veinte años de carrera.

'Me considero un pájaro que está posado en los hombros de los grandes gurús de la historia del videojuego', ha afirmado utilizando un símil de inspiración oriental para expresar su agradecimiento a la organización, aunque, ha subrayado, el premio lleva aparejada también una responsabilidad: mantener la calidad en sus siguientes creaciones.

Los mejores vídeos