El Consorcio de Compensación destinó 721 millones a indemnizaciones en 2011

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) gastó en 2011 en indemnizaciones por siniestros 721 millones de euros, el 13 % menos que en 2010, a pesar del grave terremoto ocurrido en Lorca (Murcia), al que se destinó el 60 % de esa suma.

Dicho siniestro, ocurrido el 11 de mayo de 2011, causó nueve muertos y más de 300 heridos, además de gravísimos daños materiales, a los que el CCS destinó 449 millones de euros, informaron a EFE fuentes del Consorcio.

Pese a este grave terremoto, el gasto total del Consorcio en el año 2011 fue inferior a los 800 millones de 2009 y a los 829 millones de 2010, que también fueron años de mucha siniestralidad, causada especialmente por fuertes vientos y violentas tormentas, explicaron a EFE fuentes del Consorcio.

En 2009, la entidad dedicó más de 500 millones al pago de indemnizaciones por los efectos de la tormenta 'Klaus', que afectó sobre todo al norte de España y a Levante.

Por su parte, en 2010, destacaron la tormenta 'Flora', que requirió 43,5 millones en compensaciones y la tormenta 'Xyntia', a la que se destinaron otros 53,5 millones, además de 'cuantiosas indemnizaciones por diferentes inundaciones', explicaron las fuentes.

Volviendo a las cifras de 2011, de los 721 millones, 608 millones se destinaron a riesgos extraordinarios, y dentro de ese apartado, casi el 75 % (449 millones) se utilizaron para pagar indemnizaciones por los daños causados por el terremoto de Lorca.

Además, dentro de los citados riesgos extraordinarios también se incluyen otros 113 millones pertenecientes a la categoría del seguro de responsabilidad civil del automóvil.

Este apartado incluye 93 millones de euros destinados al Fondo de garantía del CCS, que se encarga de indemnizar a vehículos o en ocasiones también a personas en ciertos supuestos como en daños causados por vehículos robados, desconocidos o que no tienen seguro.

Otros 6 millones de euros se destinaron a los gastos derivados de daños en vehículos particulares asegurados por el CCS y otros 14 millones, a vehículos oficiales, también con póliza de responsabilidad civil contratada con el CCS.

Dentro de los 608 millones abonados por riesgos extraordinarios, el CCS dedicó el año pasado 542 millones de euros a compensar pérdidas o deterioros de bienes -449 de ellos a Lorca- mientras que otros 63 millones se abonaron a empresas por la pérdida de beneficios que les supuso el siniestro en cuestión.

Otros 3 millones de euros se destinaron a compensar daños personales, según estos datos.

El CCS es una entidad público-empresarial, dependiente del Ministerio de Economía, que se encarga de pagar, entre otras, las indemnizaciones en casos de terrorismo, desastres naturales y los daños efectuados por vehículos sin seguro y otros supuestos.