El Consell se muestra 'abierto' a la 'reconsideración y análisis' del Estatuto de Expresidentes de la Generalitat

EUPV acusa al Ejecutivo valenciano de hacer 'propaganda barata' cuando 'no tiene ninguna intención de retirar los privilegios'

El Ejecutivo valenciano está 'abierto' a reconsiderar y analizar el Estatuto de los Expresidentes de la Generalitat Valenciana debido a la actual coyuntura económica y social, que obliga a 'replantear el orden de prioridades', aunque se ha mostrado contrario a derogar esta norma porque supone simplificar la cuestión 'al todo o nada'.

Así lo indica el conseller de Presidencia y vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, en la exposición del criterio del Consell respecto a la proposición de ley de EUPV de derogar el citado estatuto por contener 'privilegios injustificables desde un punto de vista democrático', que será debatida esta semana en el pleno de las Corts.

El Estatuto establece que los expresidentes pueden disponer de una oficina de apoyo con un local y dotación presupuestaria para su funcionamiento ordinario, dos puestos de trabajo eventuales con funciones de asesoramiento y una plaza de conductor, con un automóvil del parque móvil de la Generalitat a su disposición. Asimismo, éstos pueden formar parte del Consell Jurídic Consultiu como miembros natos.

'Este Gobierno ha demostrado que está decidido a acometer las reformas que hagan falta en un escenario de austeridad que nos lleva a todos, sin excepción, a replantear nuestro orden de prioridades; el Consell no se opone, pues, a que esta norma sea objeto de reconsideración y análisis', señala Císcar en el documento publicado en el Boletín Oficial de las Corts, en el que defiende que esta revisión debe ser abordada por todos los grupos 'desde la reflexión y la responsabilidad', de una forma 'serena y racional'.

A su juicio, se ha de partir de unos principios básicos de acuerdo para abordar después 'los espacios de discrepancia' respecto a una ley, aprobada en 2002, que pretende 'asegurar la dignidad de aquellos que han tenido, tienen o tendrán la responsabilidad de ostentar la más alta representación de la Comunitat Valenciana'.

NORMA ANÁLOGA A LA ESTATAL

No obstante, matiza que aunque desde el Ejecutivo están abiertos a este debate porque las instituciones 'han de estar siempre al servicio de la ciudadanía', no se considera que existan razones fundadas y objetivas para derogar la ley', por lo que ha trasladado a la Cámara valenciana el criterio desfavorable del Consell respecto a la propuesta de EUPV.

Según ha resaltado Císcar, esta norma obtuvo el respaldo mayoritario de las Corts, 'fruto de un amplio consenso que estimó que el Estatuto de los Expresidentes de la Generalitat contribuía al fortalecimiento de las instituciones de autogobierno' y es una regulación análoga a la que se contempla para el Gobierno central y para los expresidentes de otras comunidades autónomas como Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha o Galicia.

EUPV: 'EL CONSELL ESTÁ HACIENDO PROPAGANDA BARATA'

Por su parte, el diputado de EUPV Ignacio Blanco ha lamentado el contenido de este dictamen y ha acusado al Consell de estar haciendo 'propaganda barata' cuando en realidad 'no tiene ninguna intención de retirar los privilegios a los expresidentes'.

'Si PP y PSOE quieren cambiar la situación verdaderamente, que aceptan nuestra proposición, cosa que no han hecho ni van a hacer, así que menos excusas para dar titulares', ha reprochado Blanco, quien ha acusado a ambos grupos de 'defender férreamente esta normativa porque fueron ellos quienes la pactaron por consenso y con el voto en contra de EUPV'.

El parlamentario ha resaltado que su formación no discute el tratamiento protocolario que pueda tener un expresidente, 'sino el hecho de que se dediquen recursos públicos sin ningún tipo de control para que los disfruten personas que no tienen ninguna función asignada'. Además, ha recordado que 'la dignidad no está relacionada con los privilegios que se le otorgan a una persona por ley, sino con el comportamiento personal que tiene'.