El combustible francés, más caro a partir del 21 de julio

Los combustibles de Francia van a sufrir un ligero descenso a partir de la próxima semana como consecuencia de unos ajustes en la fiscalidad de los mencionados productos.

El Gobierno francés, a través de su Ministerio de Economía, ha anunciado que eliminará, a partir del próximo domingo, 21 de julio, el TIIP (siglas en francés de Taxe Intérieure sur les Produits Pétroliers). Se trata de una rebaja fiscal que llevó a cabo la Administración gala hace dos años, con el objetivo de que las continuas fluctuaciones de precio del barril de crudo no afectaran directamente a los conductores del país.

La implantación de este mecanismo temporal de modulación del precio de los combustibles acabará, al menos por el momento, con la semana. Las razones que argumenta el Ministerio de Economía para eliminar la rebaja fiscal es la estabilización del mercado petrolero.

La eliminación del impuesto viene unida a descenso del precio de los combustibles y a un reajuste de la fiscalidad, que perjudicará a los conductores, ya que verán incrementado el litro de combustible en diferente cuantía.

Para quienes consuman gasolina sin plomo, el aumento será de 1,85 céntimos de euro (unas 3 pesetas); en el caso del Diesel, el incremento será de 1,68 céntimos de euro (algo menos de 3 pesetas).